• Lunes, 25 de Septiembre de 2017

El Congreso aprueba la reforma de la estiba tras una bronca con los representantes de los trabajadores

de un intenso debate con bronca incluida por parte de un grupo de estibadores, el Gobierno logró ayer sacar adelante el Real Decreto Ley de reforma de la estiba, que fue convalidada en el Congreso con 174 votos a favor

El Congreso aprueba la reforma de la estiba tras una bronca con los representantes de los trabajadores
Dos representantes de los estibadores, en la tribuna de invitados del Congreso | Chema Moya (efe)
Dos representantes de los estibadores, en la tribuna de invitados del Congreso | Chema Moya (efe)

Después de un intenso debate con bronca incluida por parte de un grupo de estibadores, el Gobierno logró ayer sacar adelante el Real Decreto Ley de reforma de la estiba, que fue convalidada en el Congreso con 174 votos a favor (PP, Cs, PNV, Foro Asturias y UPN), 165 en contra (PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís) y 8 abstenciones de PDeCAT.

Así, el Ejecutivo logra sacar adelante la reforma de la estiba, exigida por la Unión Europea (UE), en un segundo intento, después de que el primer Real Decreto Ley por el que se liberalizaba el sector fuera rechazado por la misma Cámara hace dos meses.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, mostró la satisfacción del Gobierno con la convalidación del decreto, que “acaba con el último sector monopolístico que quedaba en la historia” y la estiba pasa así a ser un sector productivo liberalizado, y que permite a España cumplir como país y recuperar “un crédito perdido” en Europa.

El Ministerio de Fomento envió a Bruselas inmediatamente la convalidación del decreto que liberaliza la estiba para que se desestime “lo antes posible” el procedimiento abierto a España y las multas pendientes.

Por su parte, los sindicatos de estibadores manifestaron su “decepción” con el resultado de la votación y mantienen las ocho jornadas de huelga, previstas a partir del próximo miércoles, aunque intentarán convocar cuanto antes a la patronal en una mesa de negociación.

El ministro pidió a los sindicatos y a los empresarios que se sienten a negociar desde el lunes porque el real decreto que desarrollará el reglamento recoge “muchas cuestiones negociadas” y “tiene todas las facilidades del mundo para alcanzar un acuerdo”. Señaló la petición de los representantes de los trabajadores de poder cerrar los convenios colectivos puerto a puerto.

Diálogo
“No hay razones para la huelga, hay razones para el diálogo”, dijo De la Serna, que afirmó que se garantiza el mantenimiento del empleo y el real decreto servirá para mejorar la productividad de las empresas. En la misma línea se pronunció el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, que ve suficiente margen legal para mejorar el sector de la estiba durante el desarrollo reglamentario del Real Decreto Ley, y confió en la responsabilidad de los sindicatos y patronales para seguir negociando y llegar a más acuerdos. La formación argumenta la abstención de su partido, clave para sacar adelante la reforma, en el compromiso con Europa y en que no solo beneficiará a los estibadores sino a “miles y miles” de trabajadores que no están en los puertos, pero sus actividades sí están vinculadas. Aunque el decreto “hace de todo menos garantizar el mantenimiento del empleo”, el responsable de La Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, Antolín Goya, reconoció que el nuevo texto deja “herramientas” para negociar.

El debate de la convalidación del decreto concluyó con una monumental bronca con una veintena de representantes de los estibadores, que desde la tribuna de invitados increparon al portavoz del PP, Miguel Barrachina. Los diputados de Unidos Podemos, puestos en pie, jalearon con sus aplausos a los trabajadores, que en diferentes momentos de la intervención de Barrachina profirieron voces y gesticularon contra el grupo popular y su orador, al que uno de ellos gritó, señalándole con el dedo: “¡Cállate ya!”.