Las siete ciudades gallegas congelan en 2018 los impuestos municipales

El precio de los peajes de la autopista AP-9 subirá casi un cuatro por ciento el próximo año | archivo ec

Las siete grandes ciudades mantienen congelada buena parte de las tasas y los impuestos municipales en 2018, un año en el que los gallegos deberán afrontar el encarecimiento de distintos bienes y servicios, entre los que destaca el aumento de casi un 4% en los peajes de la autopista AP-9.

Las siete grandes ciudades mantienen congelada buena parte de las tasas y los impuestos municipales en 2018, un año en el que los gallegos deberán afrontar el encarecimiento de distintos bienes y servicios, entre los que destaca el aumento de casi un 4% en los peajes de la autopista AP-9.
Esta subida, del 3,81%, no se materializará el 1 de enero, sino que la concesionaria de la autopista del Atlántico, Audasa, tendrá que esperar y limitarse a trasladar con el comienzo del año la actualización del IPC, de un 1,91%, según avanzó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna esta semana durante una visita a Galicia. Otra cosa ocurrirá con los precios locales, según fuentes de las grandes ciudades.
En Santiago, por ejemplo, el Gobierno de Compostela Aberta congela impuestos, tasas y precios públicos, “manteniendo también las bonificaciones más elevadas, que permiten una redistribución más justa”.
Además, la capital gallega reivindicó un incremento de otras bonificaciones como las de familia numerosa, puesto que “la salida de la crisis que algunos aseguran aún no se reflejó en la ciudad, y de ahí la decisión de continuar congelando las tasas”.

A Coruña
En A Coruña, según el Gobierno de la Marea Atlántica, las ordenanzas fiscales y de recaudación para 2018 “ahondan en un modelo de ciudad más justo y redistributivo”, a través de nuevas medidas de progresividad. Así, los perceptores de prestaciones sociales tendrán “cuota cero” en la tasa de recogida de basura y de depuración, como ya sucede desde 2016 con el recibo de agua.
En Pontevedra, los ciudadanos tampoco tendrán que hacer frente a ninguna subida, puesto que el Gobierno del BNG congela las tasas e impuestos para el próximo ejercicio, después de cuatro años en esta situación.
“Y cuando decimos que no sube nada, es nada”, subrayaron fuentes de este gobierno municipal. “Ni el IPC, porque en algunos ayuntamientos dicen que no suben nada pero se incrementa el IPC, dando por hecho que no se puede evitar esa subida. En Pontevedra no sube ni el IPC”, resaltaron. En Lugo, el consistorio, del PSOE, mantiene “la gran mayoría de tasas y tributos municipales congelados”, con algunas excepciones en la línea de bonificación o exenciones. Así, los lugueses podrán optar a la bonificación de un 95% en el IBI a las construcciones destinadas a actividades económicas agrarias o ganaderas. También estarán exentas del copago del servicio de comida en el hogar las personas en riesgo de exclusión social y los alumnos de la escuela municipal de música que superen seis años de permanencia tendrán matrícula gratis en las segundas materias.

En Ourense, este jueves hubo pleno extraordinario para aprobar la modificación de la ordenanza fiscal del IBI, que bajará un 10% el próximo ejercicio. El resto de tasas e impuestos sigue “igual”, según fuentes del gobierno, del PP.
Los vecinos de Ferrol, que se beneficiaron de una actualización parcial en 2015, no afrontarán modificaciones en 2018, puesto que la ciudad no va a incrementar las ordenanzas fiscales al entender que en el contexto actual no procede subir la carga impositiva.
Para 2018, en Vigo, el Gobierno del PSOE congela los precios de las escuelas infantiles y de la ayuda en el hogar. Los usuarios pagarán lo mismo que este año pero, según resaltaron las fuentes consultadas, “teniendo en cuenta que la inflación fue del 2,2%, tendrán una disminución real de este porcentaje”.