Bruselas eleva la previsión de crecimiento para España en 2018

La Comisión Europea (CE) elevó ayer su previsión de crecimiento para España en 2018 una décima, hasta el 2,6%, una mejora que se justifica por el fuerte aumento del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo semestre de 2017 y porque el impacto de la crisis catalana ha sido limitado.

Bruselas eleva la previsión de crecimiento para España en 2018
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici | Olivier Hoslet (efe)
El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici | Olivier Hoslet (efe)

La Comisión Europea (CE) elevó ayer su previsión de crecimiento para España en 2018 una décima, hasta el 2,6%, una mejora que se justifica por el fuerte aumento del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo semestre de 2017 y porque el impacto de la crisis catalana ha sido limitado.
“Para responder a la forma en que estimamos el impacto de la crisis catalana hemos elevado muy ligeramente nuestras previsiones de España con respecto al otoño pasado”, dijo el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en la rueda de prensa para presentar las previsiones económicas de invierno del Ejecutivo comunitario.
“Continuamos confiando en las capacidad de crecimiento de la economía española”, añadió.
Bruselas ha mantenido sus estimaciones para 2017 en el 3,1 por ciento y para 2019 en el 2,1 por ciento, con respecto a noviembre.
La CE es más optimista sobre 2018 que el Gobierno, que anunció que revisará al alza su previsión de crecimiento para este ejercicio dos décimas, hasta el 2,5 por ciento, mientras que se sitúa en línea con la estimación para 2017, cuando Madrid calcula que el PIB se incrementó un 3,1%.

Advertencia
El informe del Ejecutivo comunitario señala que “las consecuencias para el crecimiento de los recientes eventos en Cataluña han permanecido contenidas”, pero advierte de que “los acontecimientos futuros podrían tener un impacto, cuyo alcance no puede ser anticipado en este momento”.
La Comisión advirtió en noviembre de que el contencioso catalán suponía un riesgo para la economía, pero no se aventuró a poner cifras al posible golpe, como hicieron otras instituciones y el propio Gobierno español.
Madrid calculó en octubre que la situación en Cataluña restaría medio punto al PIB (unos 5.000 millones de euros) y rebajó su previsión de crecimiento del 2,6 por ciento al 2,3, una cifra que prevé actualizar próximamente al 2,5 por ciento.
Bruselas atribuye la revisión al alza de su previsión a que el impulso de la economía en la segunda mitad del año, tras crecer un 0,8% y un 0,7% en el tercer y cuarto trimestre, respectivamente, se ha trasladado a 2018 en mayor medida que lo que previó en otoño.
Señala que el consumo privado seguirá siendo el principal motor del crecimiento en España, pese a que se ralentizará según se modere la creación de empleo.
La contribución de las exportaciones, añade, seguirá siendo positiva, ya que esperan que sigan creciendo en 2018 y 2019, con tasas “ligeramente menores” a las actuales, pero más rápido que las importaciones. l