• Martes, 24 de Octubre de 2017

Banco Popular integra sus negocios de España y Portugal

Banco Popular –entidad en la que está integrado Banco Pastor– anunció la unificación de sus negocios de España y Portugal, de forma que la actividad bancaria de la entidad en el país luso se integrará en la de España, según informó el banco.

Banco Popular integra sus negocios de España y Portugal
La operación estará completada a finales de este año	archivo ec
La operación estará completada a finales de este año archivo ec

Banco Popular –entidad en la que está integrado Banco Pastor– anunció la unificación de sus negocios de España y Portugal, de forma que la actividad bancaria de la entidad en el país luso se integrará en la de España, según informó el banco.
Los consejos de administración de ambas entidades aprobaron una escisión parcial transfronteriza intracomunitaria de Banco Popular Portugal, como sociedad escindida, en favor de Banco Popular Español, en cuanto sociedad beneficiaria.
De esta forma, Popular constituirá una sucursal para el ejercicio de dicha actividad en Portugal y Banco Popular Portugal, una vez transformado su tipo societario en una sociedad de arrendamiento financiero, mantendrá la actividad de arrendamiento financiero y patrimonio inmobiliario.
La operación está sometida a diversas condiciones suspensivas y autorizaciones administrativas, por lo que se prevé que pueda estar concluida en el último trimestre de este año.
A inicio del mes de noviembre, Banco Popular anunciaba que cerraría 47 sucursales en Portugal antes de final de año, un proceso que supondrá la salida de 295 empleados en el país vecino. Popular indicó que esta operación está alineada con la estrategia del banco de obtener una mayor eficiencia, tanto en ingresos como en costes.
Además, la entidad replica la reestructuración llevada a cabo en España mediante la separación de la actividad principal de la inmobiliaria. La entidad detalló que el objetivo de esta división pasa por que una parte de la organización esté centrada en la generación del negocio rentable y recurrente; y la otra, en la reducción de activos no productivos y en rentabilizar el negocio inmobiliario corriente.