• Martes, 24 de Octubre de 2017

Abanca defiende las ventajas de la tecnología en el sector y destaca su elevado nivel de digitalización

Abanca destacó ayer las ventajas del uso de la tecnología en el sector financiero, que añade valor al servicio que ofrecen los bancos y, en ese contexto, resaltó su propia apuesta por la digitalización.

Abanca defiende las ventajas de la tecnología en el sector y destaca su elevado nivel de digitalización
El consejero de Abanca y catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo  | Xoán Rey (efe)
El consejero de Abanca y catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo | Xoán Rey (efe)

Abanca destacó ayer las ventajas del uso de la tecnología en el sector financiero, que añade valor al servicio que ofrecen los bancos y, en ese contexto, resaltó su propia apuesta por la digitalización.


Diferentes expertos abordaron ayer en el congreso internacional de la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas –organizado por Abanca y el Ieside– la transformación digital en la banca española frente a la creciente competencia de las fintech –empresas expertas en nuevas tecnologías que ofrecen servicios financieros de forma menos costosa–.


Así, la mesa redonda “Sector financiero y economía digital” fue moderada por el director general de IT, Información, Procesos y Operaciones de Abanca, José Manuel Valiño; e intervinieron el consejero de Abanca y catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, José García Montalvo; la responsable de banca digital de la Asociación Española de Banca, Lorena Mullor; el director de Negocio de Iberpay, José Luis Langa; y la consejera del Deutsche Bank y del sector fintech Miriam González-Amezqueta.


García Montalvo reconoció ayer que la banca “llegó tarde a la era digital”, pero cree que la tecnología puede llevarla a una “situación virtuosa”, con la posibilidad de “personalizar” sus servicios.


Al respecto, llamó la atención sobre la competencia de las empresas de tecnofinanzas que “atacan toda la cadena de valor”, ya que ofrecen préstamos, seguros y medios de pago de forma muy ágil y competitiva. Con todo, dejó claro que “no es oro todo lo que reluce” en las fintech.

Diferencias
Aquí, García Montalvo hizo hincapié en que las entidades tradicionales tienen una “gran ventaja” con los datos “muy buenos” que poseen de sus clientes, frente a las fintech, que evalúan riesgos con base en algoritmos o incluso el análisis textual de peticiones –puso el ejemplo de empresas que deniegan créditos por usar el cliente palabras como “pagaré”, “promesa” o “dios”–. Sin embargo, se preguntó “por cuánto tiempo se podrá mantener esa ventaja”.


Por su parte, Valiño resaltó los niveles de digitalización “muy elevados” de Abanca, con unas ventas online que ya rondan el 10%, una banca móvil “de las más valoradas del mercado” y una “buena” infraestructura de datos.


Con todo, indicó que la digitalización en los bancos tradicionales “nunca puede ser máxima”, ya que las oficinas siguen funcionando “como club social” para parte de la población que va a cobrar sus pensiones o nóminas, y cree que es algo que hay que “respetar”. Además, prevé que los cajeros se convertirán en un “robot que va a permitir la digitalización de manera evolutiva”, al tiempo que avisó del “gran reto” que supone la integración en la banca del “internet de las cosas”.


Por su parte, González-Amezqueta aseguró que el sector fintech “es el futuro”, pues puede “solucionar algunos problemas” asociados a la banca tradicional, a través de una mayor “transparencia”, con la posibilidad de comparar precios, lo que da lugar a una mayor “democratización”. Pero dejó claro que las tecnofinanzas no son “la panacea”.


Y Langa se refirió a la “revolución” que supondrá que a partir del 21 noviembre se podrán hacer transferencias en España en tiempo real, en un plazo máximo de “20 segundos”, y no solo entre lunes y viernes con una hora límite como hasta ahora.