Rubén esprinta hacia el alta

El cancerbero de Coristanco, en el entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Abegondo | quintana

Rubén está de vuelta. Aún sin el alta médica, pero ya con el grupo, con normalidad, como uno más. Así ha empezado la semana el portero de Coristanco, dispuesto a contribuir a resolver los problemas y las dudas en la meta blanquiazuL.

Rubén está de vuelta. Aún sin el alta médica, pero ya con el grupo, con normalidad, como uno más. Así ha empezado la semana el portero de Coristanco, dispuesto a contribuir a resolver los problemas y las dudas en la meta blanquiazul, la que ocupó en las dos primeras jornadas del campeonato.
El guardameta ya había hecho alguna incursión con el grupo, pero parece que esta será la definitiva. Atrás deja un largo periodo de convalecencia, desde el 1 de septiembre, hace más de dos meses.
Aquel día, el último del mercado de fichajes, el cancerbero se dañó el pulgar de la mano derecha en una sesión de trabajo en Abegondo cuando el Deportivo encaraba el primer parón del campeonato.
El club recurrió al mercado para intentar contrarrestar su baja con el fichaje de Pantilimon, aunque el primer partido (2-4 ante la Real Sociedad) fue para Tyton, que no pasó la prueba. Tampoco lo hizo el rumano en los siguientes encuentros y Pepe Mel le dio la alternativa a Francis en sus dos últimos encuentros como preparador blanquiazul, hasta que la llegada de Cristóbal supuso la vuelta al once de Tyton en la Copa (1-4 ante Las Palmas) y, posteriormente, la titularidad de Pantilimon en Liga.
En todo este tiempo, Rubén inició la recuperación sin poder hacer portería por la lesión en la mano derecha. Después, empezó a entrenarse con Manu Sotelo, pero con molestias en algunos gestos. En las últimas semanas se ejercitó con el resto de los porteros y ahora pretende consolidarlo ya con el grupo. l