Recital del Bergantiños

El Bergantiños se tomó en serio su visita al campo de A Grela. No subestimó al Silva, que hasta este partido había arrasado como local, y ahí empezó a ganar el derbi. Además fue efectivo en sus primeros 

El Bergantiños se tomó en serio su visita al campo de A Grela. No subestimó al Silva, que hasta este partido había arrasado como local, y ahí empezó a ganar el derbi. Además fue efectivo en sus primeros acercamientos y se permitió el lujo de no sufrir en un feudo en el que ningún visitante lo había logrado en este arranque liguero.
Miguel Figueira apostó alinear a Nacho en la banda derecha y por situar a Baleato como central para cubrir la baja de Roberto Prieto. Altura para contrarrestar el poderío del Silva en el juego aéreo en las acciones a balón parado. Y poco tardó Nacho en darle la razón a su técnico con el primer gol de la mañana. Tras un saque de banda, el balón le cayó a Rivera dentro del área del Silva y no se lo pensó. Conectó un cañonazo que despejó Guillermo hacia el corazón del área pequeña y allí estaba Nacho, que casi sin tiempo de reacción cabeceó al larguero. El esférico cayó sobre la línea y Nacho, por si acaso, lo volvió a tocar para meterlo finalmente en la portería.
El Silva reaccionó levemente y rondó el área rival en un par de lanzamientos de esquina pero fue el Bergantiños quien golpeó de nuevo.
Y lo hizo castigando un mal despeje de Lema, que tuvo un inicio de partido para olvidar. Jorge Sáez cazó el balón en tres cuartos, lo abrió a la banda izquierda a Iago Blanco, que se llevó por velocidad al propio Lema y realizó un centro-chut que Rivera debería haber marcado al primer toque a un metro de la línea de gol. Sin embargo, el ‘9’ se dejó el esférico atrás. Pero de una pifia se sacó de la chistera una acción de mucha clase. Se revolvió en un palmo de terreno en el área pequeña entre tres defensas y el portero y consiguió darse la vuelta para anotar el 0-2.
A pesar de los dos tantos, el Bergan siguió dando muestras de querer más y se permitió el lujo de desperdiciar alguna que otra contra. Después de un inicio de liga en A Grela con rivales sufriendo con la forma de jugar del Silva, el equipo de Carballo cambió las tornas. Disfrutó e hizo sufrir a un Silva que no está acostumbrado a pasarlo mal como local.
Los últimos minutos del primer acto estuvieron más igualados pero el Silva solo inquietó la portería de Cristopher con un tiro flojo de Real en el minuto 43 después de una buena acción colectiva entre Diego, Toni y Movilla.

‘Déjà vu’
En el descanso Javier Bardanca hizo un doble cambio para intentar agitar el partido. Callón y Joao Paulo por Kata y Diego. De hecho, la primera ocasión de la segunda mitad fue de Joao, con un cabezazo alto, pero fue un espejismo. El guión de la primera parte se volvió a repetir e incluso con los mismos protagonistas. Una especie de ‘déjà vu’ amargo para el Silva.
Un centro de Iago Blanco volvió a traer a escena a Lema y Nacho. El lateral del Silva le tenía ganada la partida en el área al delantero pero se dejó comer la tostada cuando el balón ya parecía que se iba por línea de fondo. Lo difícil ya estaba hecho así que Nacho solo tuvo que levantar la cabeza, darle el balón a Rivera y éste anotó a placer.
Y como ocurrió en la primera mitad, el Bergantiños siguió buscando más. Iago Blanco, Nacho y Antas pudieron hacer el 0-4 pero repitió Rivera. Aunque su tercer gol se lo debe a Rodri. El ex del Barco se recorrió todo el campo tras un córner a favor del Silva y le regaló el tanto al ‘9’. Toda la segunda parte fue un suplicio para los locales. Un quiero y no puedo. Incluso Movilla pudo maquillar el resultado pero su vaselina se estrelló con el larguero.
El Bergantiños dio un golpe encima de la mesa con un recital en A Grela. Verticalidad en ataque, ayudas infinitas y solidez en defensa. El habitual Silva en casa ayer llevaba puesta la camiseta roja. l