• Viernes, 23 de Junio de 2017

La portería, las bandas y el ataque son las líneas más flojas

A falta de dos semanas para que arranque la pretemporada, el Deportivo cuenta con una plantilla de 25 integrantes y aún con varias necesidades por cubrir.

La portería, las bandas y el ataque son las líneas más flojas

A falta de dos semanas para que arranque la pretemporada, el Deportivo cuenta con una plantilla de 25 integrantes y aún con varias necesidades por cubrir.


Hoy se cumple un mes desde que finalizó la temporada 2016-17 y el club blanquiazul tan solo ha cerrado la llegada de dos fichajes para el próximo curso. Uno es Guilherme, que ha jugado en el equipo coruñés el último curso, cedido por el Udinese. La entidad herculina ha hecho efectiva la opción de compra que poseía sobre el mediocentro brasileño.
El otro refuerzo para la Liga 2017-18 es Fede Cartabia. Aunque el Depor cerró la contratación del jugador del Valencia el 31 de enero, lo cedió al Sporting Braga hasta junio, por lo que será a partir del 5 de julio cuando se concrete el regreso del argentino al conjunto deportivista.

Vuelta de cesión
Siete jugadores han estado cedidos en otros equipos durante la última campaña. Y la mayoría de ellos tienen difícil formar parte de la plantilla blanquiazul para la próxima temporada.
El portero Rubén Martínez y el central Pablo Insua son los que tienen más posibilidades de quedarse. La intención del cuerpo técnico es que el joven guardameta de Coristanco sea uno de los dos guardametas que peleen por la titularidad (el tercer puesto estaría cubierto por un fabrilista). Rubén estuvo hasta enero en el Depor, pero solo jugó la Copa, por lo que se fue cedido al Anderlecht en el mercado de invierno.


Insua, por su parte, ha tenido un papel importante en el Leganés en las dos campañas que ha estado cedido allí. Primero al marcar el gol del ascenso de los madrileños a Primera, y después, al consolidarse como un jugador importante para el ‘Lega’ en la categoría de oro.
Otro cedido que ha brillado es Róber Pier. El joven central ha tenido un papel fundamental en el Levante, con el que ha logrado el ascenso. Pero el cuadro levantinista desea prorrogar una campaña más la cesión del coruñés y contar con él en el regreso de los valencianos a Primera.
El delantero Borja Valle se marchó al Elche en el mercado de invierno, debido a la falta de minutos en A Coruña, y Pepe Mel deberá decidir si cuenta con él para el próximo curso.
Mucho más complicado lo tienen Saúl, Juan Domínguez y Oriol Riera, que parece que deberán volver a marcharse.

Necesidades
La entidad blanquiazul, consciente de las limitaciones económicas, prefiere primar la calidad sobre la cantidad este verano y su objetivo es no traer a más de cinco refuerzos, salvo que se produzca la salida de alguno de los jugadores con los que, a priori, cuenta.
En principio, las zonas en las que hace más falta la incorpración de jugadores son la portería, ya que Tyton no ha convencido y el club busca un nuevo ‘arquero’, la delantera, los extremos y la mediapunta.
En las bandas, el Depor solo tiene a Cartabia, Bruno Gama y Marlos Moreno (aunque el club aún debe decidir si hace efectiva la opción que posee de prolongar la cesión del colombiano una campaña más).


En la mediapunta, figuran el turco Emre Çolak y Fayçal Fajr, aunque el marroquí desea marcharse.
Es en la delantera donde más justo anda el equipo. Oriol Riera no cuenta y no está claro que Borja Valle vaya a quedarse. Así que el club podría intentar fichar uno o incluso dos futbolistas para que complementen a Andone arriba.