• Miércoles, 23 de Agosto de 2017

Pepe Mel esboza el posible once ante el Real Madrid

El último entrenamiento en A Magdalena arrojó nuevas pistas del once que podría alinear Pepe Mel en el debut liguero del Deportivo ante el Real Madrid el próximo 20 de agosto en el Abanca Riazor.

Pepe Mel esboza el posible once ante el Real Madrid
El técnico madrileño, ayer en A Magdalena durante el entrenamiento matinal | rcd
El técnico madrileño, ayer en A Magdalena durante el entrenamiento matinal | rcd

El último entrenamiento en A Magdalena arrojó nuevas pistas del once que podría alinear Pepe Mel en el debut liguero del Deportivo ante el Real Madrid el próximo 20 de agosto en el Abanca Riazor.
Únicamente dos piezas cambiarían con respecto al equipo titular ante el West Bromwich Albion en el pasado Teresa Herrera: Celso Borges por Guilherme y Bruno Gama en lugar de Emre Çolak.

Ausencias obligadas
En el caso del futbolista turco, no podrá jugar ante el conjunto blanco por acumulación de tarjetas de la campaña pasada. Su puesto lo ocupará el volante luso, el ‘pichichi’ de la pretemporada y que está mostrando un nivel similar al de su llegada al Deportivo.
En lo tocante a Celso Borges, que no fue de la partida en el Teresa Herrera debido a un pisotón, podría ser el compañero en la medular de Pedro Mosquera, el flamante primer capitán herculino.
Tampoco estará ante la escuadra de Zinedine Zidane Fede Valverde, cedido por el Castilla, debido a la ‘cláusula del miedo’.

Toques y remates
Al mismo que el técnico madrileño daba forma al conjunto que enfrentará con el actual campeón de LaLiga, sometía a sus futbolistas a un entrenamiento de poco más de una hora. El ejercicio en el que probaba el citado once obligaba a uno de los contendientes, el que tenía el ariete (Florin Andone), a dar cinco pases antes de poder pasarle el esférico.
El delantero, que esperaba pegado a una portería ubicada en la mitad del campo, se tenía que apoyar en un compañero antes de chutar a puerta.
Ese tiempo le daba margen a la defensa a recuperar la posición para tratar de frustrar las acometidas del rumano. 
Mientras la otra escuadra, si robaba el balón, ya podía atacar el arco contrario directamente, sin condiciones respecto al número de toques. Tras varios minutos, el ariete cambiaba de equipo. 
La sesión se completó con partidillos de siete contra siete (con la participación del preparador Julio Hernando). Al finalizar la misma, varios jugadores firmaron autógrafos. l