• Jueves, 22 de Febrero de 2018

DEPORTIVO 0 - 1 BETIS

Nueva imagen, mismo resultado

La era Clarence Seedorf comienza como finalizó la de Cristóbal, con una nueva derrota. Eso sí, al menos el Deportivo exhibió una dureza defensiva desconocida hasta anoche.

Nueva imagen, mismo resultado

La era Clarence Seedorf comienza como finalizó la de Cristóbal, con una nueva derrota. Eso sí, al menos el Deportivo exhibió una dureza defensiva desconocida hasta anoche.
El técnico holandés sorprendió con un once totalmente revolucionario, de marcado corte ofensivo. En el eje de la retaguardia se decantó por Albentosa y Eneko Bóveda, dejando al suizo Schär en el banquillo; la manija del equipo en la medular la llevaron Krohn-Dehli, fichado en el mercado de invierno, y Valverde, quien había perdido protagonismo con Cristóbal Parralo; mientras que en la mediapunta, Bakkali, que no era titular desde el pasado 19 de noviembre, contra el Málaga, acompañó a Lucas Pérez y Adrián, con Andone en la punta de lanza. El neerlandés puso toda la carne en el asador en busca de un triunfo que se antojaba clave para recuperar la moral del deportivismo.

El cambio de carácter fue evidente desde el arranque, sobre todo en la intensidad defensiva, talón de Aquiles de los herculinos esta temporada. De hecho, las primeras 16 faltas del partido las cometió el cuadro coruñés.
Salvo un susto en el minuto 5 por un error de Albentosa, que permitió a Joaquín internarse en el área y lanzar un chut cruzado que atajó Rubén, fue el Deportivo quien se acercó con mayor peligro al arco rival en los primeros minutos. Primero, por medio de un córner botado por Valverde que no despejó Adán, lo que permitió que la pelota se paseara por su portería y que Lucas estuviera a punto de conectar de cabeza, pero se le escapó por centímetros; y unos minutos después, con un obús de Bakkali desde la frontal del área que se estrelló en el poste izquierdo.
Muy poco duró la nueva conexión en la medular, ya que Fede Valverde sufrió una lesión muscular a los 17 minutos y se vio obligado a abandonar el terreno de juego, siendo sustituido por Borges.

El Betis tenía el mando de la pelota, pero el Depor, cuando lo recuperaba, salía a un ritmo vertiginoso, tratando de sorprender a la escuadra andaluza. El partido entró en una fase loca, con alternancia en ambas áreas, dando la sensación de que en cualquier momento podía llegar un gol en una u otra portería.
El Betis cerró el primer tiempo con un 65 % de posesión, pero no conseguía llegar con peligro a la meta de Rubén, ya que la zaga herculina mantenía a los rojiblancos a raya a base de patadas. Luisinho, Albentosa, Bakkali... todos dejaron claro que este es un nuevo Depor y que no piensan tolerar que los rivales se paseen con la facilidad de semanas anteriores. De hecho, en los primeros 45 minutos hubo 13 faltas del equipo de Seedorf por ninguna de los pupilos de Quique Setién. En ataque, sin embargo, hubo demasiada precipitación y faltó que la pelota circulara con criterio.
La escuadra bética ganó metros en el arranque del segundo tiempo, ante un Deportivo que reculó y que, peligrosamente, se metió en su campo.

Paso atrás
El cuadro heliopolitano tuvo dos ocasiones en los primeros cinco minutos. La primera de ellas, por medio de un disparo de Boudebouz desde la frontal del área que atajó Rubén; y la segunda, en el 50, por medio de un saque de esquina que Joaquín lanzó directo a portería y que a punto estuvo de sorprender al guardameta de Coristanco, que la salvó cuando ya se colaba en su red.
No hubo tanta fortuna en el tercer acercamiento visitante. En un centro de Boudebouz desde la banda izquierda, Albentosa no acertó a cortar la pelota y Loren remató a placer y adelantó a los andaluces en el marcador.

La escuadra local pagó el enorme desgaste realizado en la primera mitad y el ‘correcalles’ en el que se convirtió el encuentro durante la mayoría del tiempo vació a un Deportivo que era incapaz de hacerse con la pelota y que veía cómo los verdiblancos le llegaban con facilidad, sobre todo, por medio de Joaquín que anoche parecía rejuvenecido.
Aun así, el Deportivo tuvo la oportunidad de empatar el encuentro en el minuto 70, gracias a una doble ocasión desbaratada, en primer lugar por la madera y, posteriormente por el guardameta. En una gran acción de los blanquiazules, Cartabia envió un pase adelantado a Adrián y el asturiano chutó, pero el esférico se estrelló en el poste izquierdo. El rechazo le cayó al extremo argentino, que también probó puntería, pero la pelota fue a las manos de Adán.El Depor buscaba el empate con más corazón que cabeza y, sobre todo, con muy poco fútbol. El siguiente acercamiento de los coruñeses al arco verdiblanco se produjo en el minuto 84, gracias a una cabalgada de Luisinho por la banda izquierda, pero su centro no encontró rematador.
Los locales gastaron sus dos últimas balas en los minutos 91 y 92. Un centro de Juanfran se paseó por el área y lo enganchó Borges, pero el balón se marchó desviado. Y en la siguiente acción, fue Luisinho quien metió la pelota al área rival, Andone se lanzó al suelo y logró chutar, pero, de nuevo, el balón se marchó sin encontrar la portería.