Mel: “Nuestra ambición es ganar al Real Madrid”

La pretemporada toca a su fin y ahora llega la competición. El Deportivo afronta hoy en Tenerife su último compromiso con la disputa del Trofeo Teide antes del inicio de LaLiga

Mel: “Nuestra ambición es ganar al Real Madrid”
El míster blanquiazul está satisfecho con la precampaña del equipo  | javier alborés
El míster blanquiazul está satisfecho con la precampaña del equipo | javier alborés

La pretemporada toca a su fin y ahora llega la competición. El Deportivo afronta hoy en Tenerife su último compromiso con la disputa del Trofeo Teide antes del inicio de LaLiga. El primer rival será el Real Madrid, el actual campeón, un equipo exigente pero ante el que los blanquiazules, a juicio de Pepe Mel, tiene que ir a por todas. 

1 Afán de superación en el estreno
“Nuestra ambición tiene que ser ganar el primer partido al Madrid, es el objetivo que nos hemos marcado esta semana en Vilalba”, apunta el técnico, con respecto a la mentalidad ante los blancos. 
Un rival “grande” en el debut liguero, algo que “siempre ayuda” no solo a la motivación del equipo, sino también a la de la grada. “El deportivismo en general tendrá la ilusión de empezar bien ante un equipo muy, muy difícil”, comenta Mel. Tanto por su parte como por la de la plantilla tratarán de que “no tengan una decepción”.

2 Un contrario mucho más rodado
El preparador blanquiazul es consciente de que el Deportivo parte con la “desventaja” de no llegar “al cien por cien” ante un equipo que ha tenido una precampaña atípica. “Para ellos será el cuarto partido oficial, no es una pretemporada normal, la típica de gira y partidos, sino que habrán competido tres veces para conseguir dos títulos (Supercopa de Europa y de España, mañana ante el Barcelona)”, puntualiza el técnico herculino.

3 Buen balance de la pretemporada
El equipo trasladó esta semana la preparación a Vilalba y Mel hace balance de una concentración que ha ayudado al Deportivo a crecer tanto desde el punto de vista futbolístico como humano, además de contribuir a la cohesión y fortalecimiento del grupo, algo que considera fundamental. “Era una concentración llevada a la convivencia más que a otra cosa y a mantener el estado físico del equipo. Creo que lo hemos hecho bien”, resume.
Valora, además, la contribución de la psicóloga Patricia Ramírez que les ha ayudado a hacer “un grupo compacto”. “Tengo en la cabeza que vamos a competir contra grupos, no contra equipos, que son los que están del diez para delante. Del diez para abajo los que triunfan son grupos compactos, unidos”, matiza el míster.

4 Paciente con los posibles fichajes
El preparador es consciente de que el Deportivo no compite en igualdad de condiciones en el mercado con respecto a otros rivales y por ello se muestra paciente e incluso confiado con lo que tiene actualmente: “Con garantías competimos seguro, si tuviéramos que hacer LaLiga (completa) con este equipo tendríamos garantías”.
“Uno siempre se imagina los mejores, pero uno sabe donde está y lo que puede hacer”, reconoce el técnico, que reseña que “nunca” da nombres. “Digo las posiciones a mejorar y las características y, a partir de ahí, la Secretaría Técnica se pone a trabajar”, zanja.
Pese a la llegada de Adrián López, el míster aún aguarda por más altas en la parcela ofensiva. Valora, no obstante, los fichajes realizados hasta el momento, porque han dado un plus al actual plantel
“Estoy contento con Fede, Cartabia, Bakkali... la gente que ha venido nos mejora y nos hace más fuertes”, comenta el míster, que apostilla: “la plantilla no está completa”.
Además de mirar hacia la punta, Mel no olvida la portería, una demarcación en la que no descarta que se produzcan movimientos. “Es un puesto que miramos de reojo y  tenemos que estar atentos al mercado”, afirma.
Mel rememora que en su momento el Deportivo hizo “un intento por firmar a un futbolista que acabó yéndose a su país (Diego Alves)”. El técnico reconoce que tienen “un hueco por cubrir, otra cosa es que se pueda o no, pero si viene, me gustaría tener solo dos porteros profesionales”, desvela el míster, dejando en el aire cuál de los dos, Tyton o Rubén, sería el damnificado. l