• Lunes, 11 de Diciembre de 2017

1 CELTA- 4 REAL MADRID

El Madrid gana media Liga

El Real Madrid está a un solo punto de conquistar el título de Liga tras derrotar al Celta de Vigo este miércoles (1-4) en el partido aplazado en la jornada 21 por el temporal gracias a los goles de Cristiano Ronaldo, el más decisivo en Balaídos, y de Karim Benzema, que alivió a los merengues cuando peor pintaba la visita a Galicia.

El Madrid gana media Liga
Los jugadores blancos, también desde el banquillo, se abrazan a Cristiano Ronaldo tras marcar  | efe
Los jugadores blancos, también desde el banquillo, se abrazan a Cristiano Ronaldo tras marcar | efe

El Real Madrid está a un solo punto de conquistar el título de Liga tras derrotar al Celta de Vigo este miércoles (1-4) en el partido aplazado en la jornada 21 por el temporal gracias a los goles de Cristiano Ronaldo, el más decisivo en Balaídos, y de Karim Benzema, que alivió a los merengues cuando peor pintaba la visita a Galicia.

Los pupilos de Zinédine Zidane tienen la Liga a tiro de piedra. El trigésimo tercero de su historia, pero el primero en cinco años. “Este año tenemos más ganas a la Liga que a ningún otra competción”, reconoció el entrenador blanco al principio del curso. Ocho meses después: dicho y hecho en Chamartín.
Para ello tuvo que acabar con un Barça cuyo tridente ofensivo -MSN- no ha sido suficiente para frenar las dos versiones de un Real Madrid renovado, adaptado a las circunstancias y mucho más competitivo que años atrás. Zidane consiguió obtener la mejor versión de Ronaldo a cambio de no exprimirle como sí hicieron Pellegrini, Mourinho o Ancelotti.


El francés le dejó descansar fuera de casa -regresó este miércoles tras dos meses de ausencias- y Cristiano demostró estar más fresco y más vivo que nunca. El de Madeira fue resolutivo, acaparó todas las fotos, y echó el lazo a una Liga que solo el Real Madrid podría dejar escapar. Un solo empate el próximo domingo en La Rosaleda bastará para alzar los brazos al viento.


Ronaldo fue el primero en sofocar al conjunto de Eduardo Berizzo. Apenas dejó margen para que la ilusión de los locales -recuperar su imagen y estropear la Liga al Madrid- la mandó al garete sin miramientos. Cristiano recogió un servicio de Isco -nuevamente capitán general- y batió a Sergio Álvarez con un zurdazo que no vio venir el ‘Gato de Catoira’.

El Celta, tocado
El Celta sintió tocado el orgullo y contestó en el área contraria con un disparo de Jonny y un tiro de Sisto que se marchó por muy poco. Además, Iago Aspas también lo intentó por todos los medios y volvió loco al tándem Sergio Ramos-Varane, que no tuvo su mejor día. El andaluz sufrió en exceso con los espacios a la espalda y las coberturas de Iago Aspas.

En la segunda mitad, nada más comenzar, el Celta desaprovechó un mano a mano en botas de Guidetti, pero el sueco fue incapaz de encontrar el fondo de las mallas. La réplica llevó el balón a los pies de Isco, que no titubeó en la sala de máquinas. El de Arroyo de la Miel hizo dos quiebros en mitad de un eslalon para servir a Cristiano el segundo de la noche.

Ronaldo la ajustó con la precisión de un cirujano para estirar a 7 la cifra de goles que ha marcado solo en el mes de mayo. El 0-2 pareció matar el partido, pero el árbitro Martínez Munuera se encargó de avivarlo con una decisión en el área del Madrid. El colegiado, de forma equivocada, optó por expulsar a Aspas al creer que simuló una acción de Ramos como penalti.

El Celta tiró de orgullo, sin nada en juego en la tabla, e intentó la hombrada con una reacción plasmada en una presión alta que no paró hasta el tramo final del segundo acto. De hecho, el afán de los de Berizzo acabó teniendo premio con un disparo de Guidetti (1-2). Sin embargo, el partido varió en la jugada siguiente. El guion apuntaba a los mejores minutos del Celta pese a jugar con uno menos e incluso que su fuerza terminaría por encerrar al Madrid en su área. Pero nada más lejos de la realidad, Benzema marcó en la jugada siguiente con el 1-3 que sentenciaba el choque.