FABRI L1-0 RAYO MAJADAHONDA

El Fabril se reactiva en 2018

Sin brillar, el Fabril volvió a ganar. El equipo de Gustavo Munúa consiguió la primera victoria de 2018 tras cuatro jornadas sin hacerlo ante el Rayo Majadahonda, un equipo al que le arrebató la segunda posición. Lo hizo gracias a un gol de Edu Expósito, el mejor futbolista del partido, en el minuto 2.

El Fabril se reactiva en 2018
Edu Expósito fue el mejor futbolista del partido en el Fabril-Rayo Majadahonda  | patricia g. fraga
Edu Expósito fue el mejor futbolista del partido en el Fabril-Rayo Majadahonda | patricia g. fraga

Sin brillar, el Fabril volvió a ganar. El equipo de Gustavo Munúa consiguió la primera victoria de 2018 tras cuatro jornadas sin hacerlo ante el Rayo Majadahonda, un equipo al que le arrebató la segunda posición. Lo hizo gracias a un gol de Edu Expósito, el mejor futbolista del partido, en el minuto 2.
El planteamiento del técnico del filial no varió con respecto al de los últimos partidos. Tampoco las piezas. Martín Bengoa sustituyó al lesionado Romay –lesionado en el anterior encuentro frente al Castilla– y Jardel ocupó la posición de Óscar Pinchi, con fiebre los días previos al choque de ayer. Por lo demás, El Fabril fue básicamente el mismo que no consiguió ganar ninguno de las cuatro primeras jornadas de la segunda vuelta.
El Rayo Majadahonda, tildado como uno de los equipos más combinativos del grupo 1 de Segunda B, no se escondió en un campo de Abegondo que, debido a la lluvia, no se mostró como en mejores ocasiones. Más que jugar bien, el equipo madrileño optó por el fútbol de riesgo, tanto en la salida de balón –optando por pases en corto pese a la presión alta del Fabril– como en la presión –adelantando mucho líneas dejando mucho espacio a la espalda–.
El partido no pudo arrancar más animado para el espectador y positivo para el Fabril. El Rayo Majadahonda se equivocó en la salida de balón y, desde su sector izquierdo, el balón llegó al borde del área pequeña, donde Jorge García pudo despejar ante la presencia de Edu Expósito pero la pelota se coló entre sus piernas y el mediocentro catalán se encontró en una situación inmejorable ante Basilio. Optó por la sangre fría y por un disparo (1-0) con la zurda ajustado al palo izquierdo de la portería visitante.
La primera parte estuvo cargada de imprecisiones, de pérdidas, de fueras de juego; incluso de decepción. Tal vez el partido prometía demasiado y se quedó corto. A la presión alta del Rayo, claramente esquematizado en un 4-4-2, el Fabril respondía con salidas directas de Francis sobre Uxío y entradas de segunda línea de Galán y Jardel, que se cansó de caer en situaciones de fuera de juego que el asistente marcaba una y otra vez.
Con 1-0 al descanso las sensaciones eran de que el Fabril tenía ventaja pero no el control del partido y de que el Rayo estaba en desventaja y tampoco tenía control sobre el juego. Antes de llegar al cuarto de hora de la segunda mitad, el técnico visitante optó por realizar una variante táctica retirando a un mediocentro (Ayoub) para dar entrada a un delantero y adelantar la posición del central Vicente a la medular.

Carlos López
Munúa reaccionó al cambio del Majadahonda reforzando su centro del campo dándole algo más de media hora al ‘stopper’ Carlos López que, pese a estar alejado de los terrenos de juego más de dos meses, realizó su trabajo de destrucción y de decisiones fáciles como si no hubiese estado lesionado. Eso sí, el Rayo ganó en presencia en campo contrario al situar a tantos jugadores por delante del balón. El Fabril dispuso de algún contraataque para atacar a la línea defensiva de tres piezas pero no fue determinante. La más clara (min.65) fue de Jardel tras un pase en profundidad, precisamente, de Carlos. Se le hizo de noche al punta luso ante la salida de Basilio. Edu (min.72) pudo culminar su gran partido con un golazo desde 40 metros pero Basilio volvió a reaccionar.
El Rayo Majadahonda rozó el empate en un contragolpe llevado por dos de sus hombres de refresco, Pichín y De Frutos siendo este último el encargado de finalizar con un tiro cruzado en exceso desde el perfil derecho.
La aparatosa lesión de Jeisson en un choque con One provocó que el encuentro se alargase hasta el 111. En el último suspiro Galán tuvo el 2-0 en un contraataque similar a uno que había tenido anteriormente Luis –se llevó aplausos en su reaparición–. En la acción siguiente –la última– Jorge rozó el 1-1 con un cabezazo. Al final, 1-0 que reactiva al Fabril en 2018.