• Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Defensa de plastilina

El RC Deportivo de La Coruña posee el dudoso honor de ser el conjunto más goleado de Primera División hasta la fecha, con un total de nueve goles en contra en tres jornadas, lo que arroja una sencilla media de tres dianas recibidas por partido.

Defensa de plastilina
El portero deportivista Tyton recibió cuatro dianas el domingo ante la Real Sociedad  | quintana
El portero deportivista Tyton recibió cuatro dianas el domingo ante la Real Sociedad | quintana

El RC Deportivo de La Coruña posee el dudoso honor de ser el conjunto más goleado de Primera División hasta la fecha, con un total de nueve goles en contra en tres jornadas, lo que arroja una sencilla media de tres dianas recibidas por partido.
Los cuatro goles sufridos el domingo frente a la Real Sociedad en su propio estadio de Riazor no hacen sino acentuar un déficit defensivo —tarea de los once jugadores sobre el terreno de juego— que convierte en casi imposible la misión de puntuar.
En su estreno del torneo de la regularidad el equipo coruñés cayó por 0-3 ante el potente Real Madrid, un resultado hasta cierto punto normal a tenor de la diferencia de presupuesto y calidad de uno y otro plantel.
Sin embargo, las luces de alarma se encendieron una semana después en el campo Ciutat de Valencia, en donde los pupilos de Pepe Mel sufrieron continuas ocasiones de peligro a cargo de un recién ascendido que llegó a igualar el duelo (2-2) incluso en inferioridad numérica tras la expulsión de José Luis Morales.
El conjunto ‘granota’ sometió al Depor a un continuo bombardeo de llegadas y remates (hasta 17) y tan solo una destacadísima actuación de Rubén Martínez evitó la hecatombe.
Ya después del primer parón de Liga, con más tiempo de acoplamiento, la escuadra herculina volvió a tropezar en la misma piedra frente a un club ofensivo como la Real Sociedad.
El RC Deportivo se descosió en los primeros tres minutos de encuentro, un irrisorio intervalo en el que los vascos llegaron a anotar dos dianas por medio de Juanmi e Illarramendi, que ya pusieron muy cuesta arriba la labor de sumar.
Sin embargo, los blanquiazules fueron capaces de sobreponerse y llegaron a empatar 2-2 en los compases iniciales de la segunda parte. 
Esta sobresaliente reacción quedaría emborronada por otros dos goles encajados en la recta final del choque, que dejaron a los coruñeses noqueados.
Si el domingo hubo un hombre cuestionado, sin duda ese fue el polaco Tyton; el arquero no tuvo su mañana ante la Real Sociedad y tuvo que recoger la pelota de sus mallas en cuatro ocasiones, el mismo número de disparos a puerta de los visitantes.
Aunque desde luego no ha sido el único culpable de la sangría de goles padecida, lo cierto es que sigue sin transmitir seguridad a la defensa y su entrenador podría plantearse muy seriamente continuar con él bajo palos el próximo sábado ante el Betis o apostar por el recién llegado Costel Pantilimon.

También en Europa
Los escuálidos números defensivos del Depor no encuentran parangón en las principales ligas europeas.
En Italia y Alemania también han discurrido tres jornadas de Liga y en ningún caso un club ha encajado nueve tantos.
En la Serie A la escuadra más vulnerable hasta la fecha es el Hellas Verona, penúltimo en la tabla clasificatoria con ocho goles en contra, uno menos que el Deportivo.
En la Bundesliga, el Bayer Leverkusen es el más goleado hasta la fecha, también con ocho goles sufridos.
Para remontarse a un inicio de curso tan irregular en cuanto a su defensa, el entorno blanquiazul tendría que remontarse a la campaña 68-69, hace casi cincuenta años, en la que el Deportivo recibió nada más y nada menos que 11 tantos en sus tres primeros partidos de Liga.
El sábado en su visita al Betis, los coruñeses tienen la oportunidad de blindarse por primera vez este año. l