• Viernes, 17 de Noviembre de 2017

EL EQUIPO DONOSTIARRA CONSEGUIRÁ MATEMÁTICAMENTE EL ASCENSO DIRECTO A LA ACB SI LOGRA LA VICTORIA HOY

Un Coruña sin presión intentará evitar el alirón del Gipuzkoa

Ya sin opción de alcanzar la quinta plaza, y por tanto de obtener la ventaja de campo en los playoffs, el Basquet Coruña visita a un GBC que sí se juega mucho: nada más y nada menos que su retorno directo a la ACB.

Un Coruña sin presión intentará evitar el alirón del Gipuzkoa
En la primera vuelta la ‘marea naranja’ se impuso por 93-88   | javier alborés
En la primera vuelta la ‘marea naranja’ se impuso por 93-88 | javier alborés

Ya sin opción de alcanzar la quinta plaza, y por tanto de obtener la ventaja de campo en los playoffs, el Basquet Coruña visita a un GBC que sí se juega mucho: nada más y nada menos que su retorno directo a la ACB.

Las dos victorias y el average perdido con ambos que separan a la ‘marea naranja’ del Oviedo (4º) y el Palencia (5º) hacen que el objetivo ahora sea evitar ser rebasado por el Palma (dos triunfos menos pero el average particular a favor) o el Ourense (una victoria menos) o el Melilla (un triunfo menos y el particular por decidir en Riazor en la jornada final; en la primera vuelta ganó el equipo norteafricano por 8 puntos). O bien buscar el cruce más favorable a los intereses del club, que, a priori, podría ser el Breogán, ahora segundo pero con unas opciones de ascenso directo que pasan porque hoy gane su archirrival autonómico, ya que tiene el average perdido contra el cuadro donostiarra.

El Gipuzkoa también cuenta con la ventaja en el particular con el Burgos, el otro equipo con posibilidades matemáticas de proclamarse campeón de la Liga regular, con lo que la victoria esta noche de horario unificado da al equipo entrenado por Porfi Fisac el salto de categoría, que luego tendría que confirmar la burocracia; no olvidemos que hace unos meses renunció, casi a última hora, a permanecer en la máxima categoría.

Defensa ‘way of life’
Un equipo que refuerza el axioma NBA por excelencia: “el ataque gana partidos, la defensa gana campeonatos”. Porque el GBC, que acumula tres victorias seguidas, es el !cuarto! conjunto que menos anota (75.4 tantos), pero el que menos –de largo– encaja (72.1). Un exiguo superávit de puntos a favor que habla del cuajo de un grupo que presenta un balance de 8-2 en los partidos decididos por 5 o menos puntos.
La fortaleza en casa es el otro gran fuerte del GBC: solo el Ourense se ha llevado la victoria del Polideportivo José Antonio Gaska. Fue en la quinta jornada, una de las dos derrotas en duelos decididos por menos de seis puntos (65-70), por lo que su marca como local es de 15-1, con los últimos 14 éxitos de manera consecutiva. La mejor marca de la Liga.

Una de sus nueve derrotas la sufrió precisamente en Riazor, donde el Coruña basó su éxito (93-88) en el acierto desde el arco (14 de 25) y el dominio del rebote..., ante un equipo que, con 36.6 capturas por encuentro, lidera este ránking.

Ritmo lento
El Gipuzkoa se mueve, lentamente, al sereno ritmo que marca uno de los mejores bases de la categoría, Ricardo Úriz (10.3 puntos, 2.6 rebotes y 4.7 asistencias), con el ala-pívot Mike Carlson (15,8, 4.8 y 1.3) como principal brazo ejecutor. El veterano alero Sergi Pino es el otro que promedia dobles dígitos en anotación (10.0, 3.4 y 1.4).

Uno de sus puntos débiles está en la rotación del ‘1’, ya que el joven base Andrés Rico, internacional en categorías inferiores, no ha podido jugar en toda la temporada por mor de una lesión en las vértebras lumbares, y a mediados de febrero se confirmó que pasaría el curso en blanco, lo que obliga a Fisac a usar como recambio de Úriz a un escolta, Xabi Oroz (3.1, 2.8 y 2.0). Este mismo rol lo puede desempeñar otro ‘2’, el estadounidense Jackson Capel (5.3 tantos y 2.1 rechaces), aunque es la opción menos probable.

Un compromiso con escasa presión para la ‘marea naranja’, que podría aprovecharse del ansia del rival para conseguir su octava victoria a domicilio y así reforzar moral y sensaciones de cara a la postemporada, aunque también cabe la opción de que Tito Díaz utilice este partido para probar cosas nuevas y dar minutos a jugadores como Larry Abia y Josip Mikulic (inédito el primero y casi el segundo en las últimas jornadas), de cara a reintegrarlos en las rotaciones y volver a tener un bloque de 12 elementos para unos playoffs que se presentan muy duros.