DEPORTIVO 1-2 VALENCIA

Condenado por sus fallos, otra vez

Los malditos y habituales errores condenaron al Deportivo a su undécima derrota de la temporada, a pesar de la valiente propuesta de su técnico y a los méritos que hizo el conjunto blanquiazul para sumar al menos un punto.

Condenado por sus fallos, otra vez
Albentosa lucha con Garay por la posición en una jugada a balón parado l  | efe
Albentosa lucha con Garay por la posición en una jugada a balón parado l | efe

Los malditos y habituales errores condenaron al Deportivo a su undécima derrota de la temporada, a pesar de la valiente propuesta de su técnico y a los méritos que hizo el conjunto blanquiazul para sumar al menos un punto.
Cristóbal Parralo salió con toda su artillería, alineando por primera vez juntos de inicio a sus tres delanteros, Lucas, Andone y Adrián. Por detrás del tridente de lujo, el preparador andaluz situó el mismo ‘trivote’ que empleó hace una semana en Villarreal, con Guilherme en el centro y Borges y Mosquera unos metros por delante y algo más abiertos.
El Valencia, por su parte, visitó Riazor con las ausencias de los sancionados Kondogbia y Andreas Pereira y con la presencia en el once de su último refuerzo en el mercado de invierno, el francés Coquelin, solo dos días después de firmar por el club ‘che’.
Los futbolistas blanquiazules se contagiaron de la valentía de su técnico y tutearon a la escuadra valencianista desde el inicio. De hecho, el Depor pisó más el área rival en el primer tiempo y fue el primero en probar puntería, por medio de un disparo de Borges desde la frontal del área, a los 10 minutos, que acabó en las manos del guardameta Neto.
Solo tres minutos después, el costarricense estuvo a punto de adelantar a los locales en el marcador al rematar de cabeza un saque de esquina de Lucas Pérez, pero el esférico se estrelló en el larguero.
El Depor, aprovechando la velocidad y la calidad de Adrián y Lucas, abría el balón a las bandas y llegaba con facilidad al área valencianista, sobre todo volcando su juego al costado ocupado por el delantero asturiano y por un Luisinho que se prodigó mucho en ataque en la primera mitad.
Los futbolistas coruñeses se sentían cada vez más a gusto y tocaban el balón ante el conjunto de Marcelino, incapaz de reaccionar.
Entre tanto dominio blanquiazul, el Valencia dio un pequeño susto por medio de una acción de Guedes, que, con una rosca desde el vértice izquierdo del área, obligó a Rubén a lucirse con una gran mano que evitó que los visitantes se pusieran por delante.
Pero esta acción no amilanó al Deportivo, que a punto estuvo de marcar, otra vez por medio de Borges. Nuevo cabezazo del ‘tico’, en esta ocasión, tras un gran centro de Luisinho, pero el balón se marchó alto por poco.
Y casi sin tiempo para pensar, llegaba una nueva oportunidad herculina. Cabalgada de Adrián por la banda izquierda, que culminaba el propio asturiano pisando el área y enviando un chut, que fue a córner.
El Valencia avisó de nuevo en el 33, con un remate de Guedes desde fuera del área, que se marchó alto por poco.
El Deportivo exhibía sus mejores minutos de la temporada, encerrando al tercer clasificado de la Liga en su área y mereciendo el gol. Y de pronto, zas, la enésima ‘cantada’ de un portero le costaba un tanto al equipo coruñés. Guedes sacó un zurdazo desde la frontal del área y el balón llegó cómodo a Rubén, pero al intentar atraparlo, se le escapó y se introdujo en su portería.

Eterno retorno
Riazor no daba crédito. Otro fallo de un guardameta suponía verse por detrás en el marcador, a pesar de todos los méritos realizados por el equipo.
Lo de la portería del Depor recuerda a lo que sucedía esta temporada en los San Francisco 49ers, de la NFL, con el puesto de quarterback hasta que ficharon a Jimmy Garoppolo, que no se sabía quién de todos era peor.
La ‘tragada’ dejó a Rubén como un flan y al resto de los jugadores con las piernas temblando, lo que propició que el Valencia se hiciera con el control del duelo en los minutos finales del primer acto.
El paso por vestuarios vino bien al Deportivo, que se repuso del susto y arrancó la segunda mitad con la misma actitud con la que inició el partido.
De hecho, Mosquera tuvo una ocasión en el minuto 51 por medio de un disparo desde la frontal que se marchó fuera por poco y Guilherme remató de cabeza dos minutos después, pero el esférico tampoco encontró el arco ‘che’.
El Depor seguía buscando el tanto, aunque con menos criterio que antes del descanso.
Pero fue el Valencia el que encontró el 0-2. Por otro error, en esta ocasión, de Albentosa. El central se equivocó al intentar sacar el balón, que llegó a Guedes. El portugués asistió a Rodrigo, que chutó desde la frontal y el balón tocó en Mosquera y se desvió, encontrando la meta blanquiazul.
El mazazo desconectó a los blanquiazules durante unos minutos, pero se engancharon al partido de nuevo en el 88 con una jugada del tridente. Lucas centró, Adrián la tocó y Andone marcó de cabeza.
El Depor tuvo el empate en el 92. Pero Adrián, solo ante el portero tras recibir una gran asistencia de Lucas, envió la pelota al cielo.