Con toda la artillería

El Deportivo exhibirá esta noche en Riazor su artillería pesada con el objetivo de tumbar a un Valencia que, pese a su gran temporada, ha perdido en sus dos últimos partidos lejos de Mestalla.

Con toda la artillería

El Deportivo exhibirá esta noche en Riazor su artillería pesada con el objetivo de tumbar a un Valencia que, pese a su gran temporada, ha perdido en sus dos últimos partidos lejos de Mestalla.
A pesar de la enorme diferencia entre ambos conjuntos en la clasificación, siempre se dice que el fútbol es un estado de ánimo. De ahí, la importancia del momento anímico en el que llegan ambas escuadras. El estadio coruñés albergará el duelo entre un equipo herculino a tope de moral tras su valioso empate en Villarreal y un conjunto ‘che’ que, a pesar de estar tercero en la clasificación, se ha mostrado más irregular en el último mes de competición, lo que ha generado las primeras dudas en la ciudad del Turia.
El punto en el Estadio de la Cerámica y, sobre todo, la forma de conseguirlo, tras ir por detrás en el marcador durante gran parte del encuentro, ha devuelto la confianza a un vestuario que quedó ‘tocado’ tras las duras derrotas (con mala imagen incluida) en los dos últimos encuentros de 2017.
Pero el buen arranque del presente año, con el empate y las buenas sensaciones ante el ‘Submarino amarillo’, han llevado a los blanquiazules a creer que pueden cerrar la primera vuelta con un buen resultado.

Más madera
Para ello, Cristóbal Parralo pondrá en liza todo su arsenal. Será la primera vez que Lucas Pérez, Andone y Adrián formarán juntos en el once inicial. Un ‘tridente’ al que el deportivismo ansía ver en acción, puesto que se trata de tres jugadores capacitados para hacer goles y romper los partidos.
El rumano fue el gran sacrificado cuando el actual técnico relevó a Pepe Mel en el cargo. El andaluz apenas contó con Andone en los primeros partidos. Sin embargo, el máximo realizador deportivista del pasado curso ha marcado en los dos últimos encuentros (ante el Celta y el Villarreal), lo que ha llevado a Cristóbal a querer contar con él esta noche.
Adrián, por su parte, ha demostrado, cada vez que sus problemas musculares se lo han permitido, que es un futbolista imprescindible para el funcionamiento del equipo y, sobre todo, para desequilibrar en ataque.
El tercer integrante del ‘tridente’, el coruñés Lucas Pérez, es quien ha dejado más dudas. El artillero de Monelos no termina de alcanzar el nivel que ofreció hace dos temporadas, sin embargo, se trata de un futbolista que, por su talento y sus cualidades, está llamado a liderar la ofensiva blanquiazul en la segunda vuelta del campeonato. Lucas recupera la titularidad tras perderse el último partido por una dorsalgia.

Premio al esfuerzo
Andone no es el único ‘suplente’ que verá premiado su esfuerzo en las últimas jornadas. Albentosa, que la pasada semana suplió a Schär en el eje de la zaga por sanción, y Mosquera, que formó en el centro del campo junto a Guilherme y Borges, cuajaron una buena actuación en Villarreal y Cristóbal les mantendrá en el once.
De esta forma, el Depor tratará de dar la campanada con un ‘trivote’ y su ‘tridente’.
Enfrente, le espera un rival que ha recuperado el crédito de la mano de Marcelino García Toral y que tiene en Parejo al motor de su maquinaria.
Los ‘ches’ se han reforzado en el mercado de invierno con Vietto y Coquelin, lo que les aporta un plus para la segunda vuelta de la Liga.