Viajar al extranjero es más barato que quedarse en casa

A la mayoría de los usuarios de Alvedro se les suele olvidar que, además del destino Londres (a través del aeródromo de Heathrow), existe otra ruta internacional en el aeropuerto coruñés.

Viajar al extranjero es más barato que quedarse en casa
El de Lisboa es uno de los dos destinos internacionales de Alvedro	aec
El de Lisboa es uno de los dos destinos internacionales de Alvedro aec

A la mayoría de los usuarios de Alvedro se les suele olvidar que, además del destino Londres (a través del aeródromo de Heathrow), existe otra ruta internacional en el aeropuerto coruñés. Pero a tenor de los resultados de ocupación de los dos últimos meses parece que cada vez más gente descubre la posibilidad de viajar entre A Coruña y Lisboa gracias a la conexión que opera la aerolínea TAP Portugal. 
Quizá tenga que ver el hecho de que la compañía lusa haya iniciado una agresiva campaña de precios que hacen que irse al extranjero sea más barato que quedarse en casa. No en la ciudad, que siempre sale más rentable, sino que acudir a la capital a hacer negocios o por turismo. 
A pesar de que los billetes con TAP Portugal son más caros que los de otras rutas, hay días en los que irse al país vecino cuesta 100 euros o menos por trayecto y rara vez se encuentran esos precios para que un usuario sin ventajas vuele a Madrid. Desde la terminal conectan A Coruña con la capital tanto Iberia como Air Europa pero aún así los precios no siempre son competitivos. 
Por ejemplo, para algunos días de finales de este mes se propone como la tarifa más barata para la línea de vuelta 136 euros con Iberia y 137,97 la de Air Europa. El valor de la ida se fijaba en 124 y 123,51 euros respectivamente. 
En muchas ocasiones, también ir a Londres con Vueling sale más barato, lo que deja en entredicho el hecho de que la existencia de competencia implique necesariamente unos costes mejores para los pasajeros. Los trayectos más lejanos y a otros países están siendo más asequibles para el bolsillo de cualquier coruñés que aquellos en los que la mayoría de los individuos responden a un perfil de negocios obligado a viajar por trabajo. 
La alta demanda estaría detrás de las elevadas tarifas, pero para asegurarse la ocupación también funcionan estrategias de abaratamiento como las de TAP Portugal, que en su día también cambió los aviones con los que operaba. Cada vez son más los coruñeses y lisboetas que eligen el avión por delante del coche para viajar entre las dos ciudades. 
Con estas rebajas en los billetes, la aerolínea ha conseguido un incremento espectacular en el número de pasajeros a principios de este año. Si entre enero y febrero de 2016 consiguió trasladar a 1.646 personas, en las mismas fechas de este año subió a 2.865, un 74% más. n