• Jueves, 19 de Octubre de 2017

Los vecinos de Feáns denuncian el peligro que ofrece el ganado suelto en la carretera de Uxes

Los vecinos de Feáns denuncian la gran inseguridad que sienten al circular por la carretera de Uxes debido a que es habitual que invadan la carretera cabezas de ganado y otros animales domésticos que sus propietarios dejan sueltos, con el consiguen riesgo para el tráfico rodado. “

Los vecinos de Feáns denuncian el peligro que ofrece el ganado suelto en la carretera de Uxes
Los ponis que vagaban libres por Bens provocaron un accidente de circulación el pasado mes de octubre | javier alborés
Los ponis que vagaban libres por Bens provocaron un accidente de circulación el pasado mes de octubre | javier alborés

Los vecinos de Feáns denuncian la gran inseguridad que sienten al circular por la carretera de Uxes debido a que es habitual que invadan la carretera cabezas de ganado y otros animales domésticos que sus propietarios dejan sueltos, con el consiguen riesgo para el tráfico rodado. “Este problema lleva por lo menos diez años, que yo sea consciente –comenta un vecino que lo denunció personalmente al alcalde, Xulio Ferreiro–. Hay ovejas sueltas, pero también hay de todo: cerdos, cabras... Hay una variedad curiosa”, asegura.
Sea cual sea su especie, pueden cruzar la carretera libremente, en cualquier momento. “Causan problemas y llamamos a la Policía Local y nos responden que no pueden hacer nada. Ya no vienen”, lamenta un vecino. Resulta que sobre el propietario del ganado existe un abultado expediente, sin que tanto papel parece que tenga peso ninguno. “Por esa carretera circulan a 80 kilómetros por hora. Un día va a haber un accidente”, alertan.
Expedientes sancionadores 
“O das ovellas é un caso que coñecemos ben”, confesó la concejala de Medio Ambiente, María García. En febrero, se realizaron dos inspecciones, tres en abril, una en marzo... “Estamos indo por ahí e hai expedientes sancionadores iniciados”, aseguró la edil responsable, que matizó que el Ayuntamiento no tiene nada en contra de la tenencia de ganado en el término municipal, “pero ten que telo en condicións, pechado nunha finca”. 
Al mismo tiempo, García reconoce que estos no son casos fáciles de resolver. Sobre todo cuando el infractor no paga las multas. Tienen un procedimiento largo, con muchas dificultades, porque el Ayuntamiento sabe que confiscar a los animales significa que se hará cargo de ellos durante mucho tiempo, y esa es la principal dificultad a la que tienen que enfrentarse. Pero García advierte: “Se non espabilamos e non pagamos as sancións é perigoso, haberá que rematar confiscando os animais”. 
El caso de Bens 
La concejala puso como ejemplo el caso de Bens: en octubre de 2016, la Policía Local incautó varios ponis que vagaban libres por la zona después de que a uno de ellos se lo llevara por delante una mujer que se dirigía a su trabajo en Nostián al volante de su cuadriciclo. La mujer resultó herida, aunque de carácter leve, y el animal tuvo que ser sacrificado por las graves heridas que sufrió. 
Los vecinos habían denunciado la situación en la que se encontraban los animales en anteriores ocasiones y los bomberos habían tenido que acudir a rescatar uno de ellos en una ocasión que había caído dentro de una zanja, de donde salió ileso. 
Pero después de aquel grave accidente, la Concejalía de Medio Ambiente decidió hacer algo al respecto: el problema es que las instalaciones de la perrera municipal no son adecuadas para animales grandes. Por fin, llegaron a un acuerdo con la Hípica y actualmente hay varios ponis en sus instalaciones en Morás. Más incluso de los que les confiaron los policías, puesto que han dado a luz yeguas preñadas. El Ayuntamiento paga su manutención, aunque envía la factura al dueño. Sin embargo, si no paga las multas, es poco probable que el dueño de los ponis se preocupe de abonar los gastos, de ahí que García señalara que cuando se confisca a un animal, es para una buena temporada. Es posible que pronto las ovejas se unan a los ponis en el Arca de Noé municipal. l