El uso de internet y del ordenador en casa desciende por primera vez en cinco años en la ciudad

La bajada no es espectacular, pero ante todo los datos dan que pensar. Y es que el Instituto Galego de Estatística (IGE) revela que es la primera vez en cinco años que disminuyen las conexiones a internet

El uso de internet y del ordenador en casa desciende por primera vez en cinco años en la ciudad
La utilización del aparato con teclado también descendió entre Lavedra y Monte Alto  | efe
La utilización del aparato con teclado también descendió entre Lavedra y Monte Alto | efe

La bajada no es espectacular, pero ante todo los datos dan que pensar. Y es que el Instituto Galego de Estatística (IGE) revela que es la primera vez en cinco años que disminuyen las conexiones a internet en la ciudad. Si bien los usuarios a la red fueron aumentando desde 2012 paulatinamente, pasando de ser una comunidad de 67.017 personas a 80.248 en cuatro años, en 2016, la tendencia se rompió y los contratos descendieron a 76.879.
Aún así, la mayoría de la ciudad tiene wifi. En concreto, el último estudio sitúa al 73,08% de la población que duerme entre Lavedra y Monte Alto con el router activado, tres puntos menos que un año antes, eso sí. En el caso de los hogares que adoptan el ordenador como parte del mobiliario, la estadística sube y baja, pero en 2016 fueron más los que pasaron de largo ante la tecnología que funciona a golpe de ratón.
Así que los 79.412 que consultaron dudas en Google desde sus casas descendieron a 76.879 en tan solo doce meses, cinco puntos por debajo que se traducen del 77,33% con ordenador al 73,08%.
En los ejercicios que van de 2012 a 2014, las cifras fueron bailando arriba y abajo con un 70,57% de viviendas con PC en 2012; un 73,32%, en 2013; y un 75,10%, en 2014.
Esto da como consecuencia que el uso del teclado disminuyese también y del mismo modo, la rutina de darle “on” al aparato se dio menos veces en la península durante 2016 que en 2015. En este aspecto, en los últimos tres meses de hace dos inviernos, 169.712 personas utilizaron el medio, a diferencia de los 174.761 que lo hicieron durante el mismo período, pero un año antes, o lo que es lo mismo, el uso del PC descendió del 75,92% al 73,38% en un año, una realidad que no se dio al menos en el último lustro.

Navegan fuera del hogar
Lo que sí aumentó fue la conexión a internet en este tiempo, por lo que se entiende que los coruñeses que rescindieron el contrato en su parcela, siguen navegando fuera de su casa.
En este sentido, entre las razones que alegan los que no tienen acceso a su correo electrónico en el hogar es que no lo necesitan. Esta es la respuesta que más se repite en toda la provincia de A Coruña junto a que no lo quieren y los que no tienen conocimientos suficientes para moverse en este mundo.
En el resto de capitales gallegas, la línea coruñesa se repite en las ciudades de Ourense y Pontevedra. Además, en Lugo el ordenador también perdió adeptos. En este sentido, un 7,62% de inmuebles de dentro y fuera de la muralla eliminaron la pantalla de su vista.
Por el contrario, Vigo continúa con un ritmo ascendente y de los 82.206 con este elemento entre su patrimonio, se pasó a 86.252. Internet entró en más edificios, hasta un 6 por ciento más entre 2015 y 2016.
Por su parte, la familia de ordenadores pontevedreses sufrió un descenso y el 72,44% que tenían uno de estos en la mesa en 2015, se rebajó al 66,45% del sondeo más reciente. Algo distinto ocurre con los internautas que se enchufan desde el sofá. Eran un 71,74% y ahora el porcentaje supera el 73%.
Ourense peca de lo mismo. Hay menos PCs en el perímetro hogareño, en concreto, son tres puntos porcentuales por debajo, de un 70,11% al 67,10% que disponen de la herramienta en un país mayoritariamente tecnológico, que, sin embargo, deja ver que la tendencia se estanca.