• Domingo, 04 de Diciembre de 2016

Transformar el Calvo Sotelo en una residencia universitaria costará 2,5 millones de euros

Costará 2,5 millones de euros convertir el viejo centro Calvo Sotelo de Labañou en una residencia universitaria. Ese el precio del contrato que la Diputación ha sacado a licitación para llevar a cabo el proyecto firmado por los arquitectos María Isabel González

Transformar el Calvo Sotelo en una residencia universitaria costará 2,5 millones de euros
El colegio Calvo Sotelo se levantó hace sesenta años en Labañou
El colegio Calvo Sotelo se levantó hace sesenta años en Labañou

Costará 2,5 millones de euros convertir el viejo centro Calvo Sotelo de Labañou en una residencia universitaria. Ese el precio del contrato que la Diputación ha sacado a licitación para llevar a cabo el proyecto firmado por los arquitectos María Isabel González y Sergio Louzán Saavedra, y que ya puede leerse en el Boletín Oficial da Provincia (BOP). El presidente provincial, Valentín González Formoso, espera que “pronto comece a facerse realidade un vello soño, longamente demandado pola sociedade: unha residencia pública para universitarios”
Los trabajos se realizarán en dos fases, dotadas con 962.951 e 1.553.421 euros de presupuesto, respectivamente. El proyecto consiste en la reforma de las 60 habitaciones dobles situadas en la primera y segunda planta, y habilitar otras 20 más. En total, 88 dependencias con una superficie aproximada de 20 metros cuadrados, contando con armarios empotrados e baño propio con dos lavabos, ducha e retrete.
Además se reforma la calefacción, la iluminación la ventilación, fontanería y saneamiento. Para mejorar la eficiencia energética, se cambiará la caldera y se instalará un panel solar de dos metros cuadrados.

adaptado
También se mejorará la accesi9bliad con una rampa de acceso y un ascensor adaptado, además de una nueva entrada a la plaza situada frente al Museo Nacional de Ciencia e Tecnología (Muncyt). La Diputación pretende dar respuesta así a la demanda creciente de alojamiento para estudiantes universitarios, dado que la ciudad carece a día de hoy de una residencia pública. El organismo provincial firmó un convenio por la UDC, por el que cede un espacio de 2.212 metros cuadrados por un período de 10 años (aunque prorrogable por otros cinco) además de financiar los trabajos. Por su parte, la Universidad pagará los gastos de mantenimiento una vez cedido el Calvo Sotelo.
Formoso señaló que el centro “seguirá contribuindo así no futuro a dar aos nosos mozos oportunidades de acceso á educación, tal e como ven facendo dende hai máis de seis décadas”. El plazo de presentación de propuestas de las empresas interesadas en realizar las obras está abierto hasta el día 12 de diciembre.