El sindicato de funcionarios tacha de “cobardía política” las palabras de Ferreiro

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) censuró las declaraciones del alcalde, Xulio Ferreiro, sobre los funcionarios de la Xunta, que son consideradas por el sindicato como una demostración de “cobardía política”.

El sindicato de funcionarios tacha de “cobardía política” las palabras de Ferreiro
Las palabras de Ferreiro no fueron bien recibidas por la CSIF | patricia g. fraga
Las palabras de Ferreiro no fueron bien recibidas por la CSIF | patricia g. fraga

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) censuró las declaraciones del alcalde, Xulio Ferreiro, sobre los funcionarios de la Xunta, que son consideradas por el sindicato como una demostración de “cobardía política”.
La central reclama al regidor que se disculpe “públicamente” con los funcionarios de la administración autonómica, a los que, antes de ayer en una entrevista radiofónica, acusó de recibir instrucciones de la Xunta para retrasar deliberadamente proyectos para la ciudad, algo que le habrían admitido de una manera no oficial.
De esta manera, a través de un comunicado emitido ayer, la CSIF lamentó “que Xulio Ferreiro utilice a los empleados públicos en sus disputas con el Gobierno gallego con acusaciones injustificadas”, que ven “especialmente graves e intolerables” por que “con sus palabras está acusando a los funcionarios de dejación de funciones”.
En relación a ello, recuerda que esto último podría suponer una “falta muy grave” para los empleados de la administración autonómica, al tiempo que apuntan que el alcalde herculino “debería ser conocedor” de los principios de actuación de los funcionarios, cuya “imparcialidad y objetividad están salvaguardadas por las leyes”.

Cauces legales
El sindicato insta también a Xulio Ferreiro a que “si conoce caso de coacciones con intencionalidades políticas” las ponga en conocimiento del Ministerio Fiscal para tomar las medidas necesarias. “Sería su obligación”, apostilla el CSIF.
El sindicato reclama el “máximo respeto” para el trabajo de los funcionarios y pide al alcalde “que deje de utilizarlos en sus guerras con otras administraciones, lo que denota un acto de cobardía política, una forma de ocultar una deficiente gestión y, sobre todo, un desconocimiento absoluto del funcionamiento de la Función Pública”. El jefe de gabinete de Ferreiro y el edil de Regeneración Urbana también criticaron en el pasado a funcionarios municipales.