• Lunes, 20 de Noviembre de 2017

Salvador Rueda incluirá otras vez las supermanzanas en el plan de Movilidad

Para acabar con uno de los grandes problemas de la ciudad, la movilidad, el Ayuntamiento anunció recientemente que contrataría a un  experto mundial: Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, que ya en 2011 firmó un plan de movilidad durante el bipartito de Javier Losada.

Salvador Rueda incluirá otras vez las supermanzanas en el plan de Movilidad
Salvador Rueda, durante una conferencia en la delegación del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG) en 2014 | javier alborés
Salvador Rueda, durante una conferencia en la delegación del Colegio de Arquitectos de Galicia (COAG) en 2014 | javier alborés

Para acabar con uno de los grandes problemas de la ciudad, la movilidad, el Ayuntamiento anunció recientemente que contrataría a un  experto mundial: Salvador Rueda, director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, que ya en 2011 firmó un plan de movilidad durante el bipartito de Javier Losada. Entonces presentó un plan basado en el concepto de supermanzana, una célula urbana de una media de 400x400 metros por cuyas calles no se permitiría el acceso al tráfico rodado, que se limitaría a las grandes arterias. “Obviamente, las supermanzanas volverán a aparecer en el plan”, prometió Rueda.  
El experto evitó entrar en detalles porque, como aclaró, “todavía no se ha firmado el contrato, y hasta entonces no soy quién para decir nada”. Sin embargo, aseguró que seis años no es poco tiempo como para realizar un nuevo plan de movilidad. “Claro que hay cosas que pueden haber cambiado, pero primero me gustaría estudiarlo”, comentó. Hay que tener en cuenta que, desde que Rueda visitó la ciudad, se han abierto viales nuevos e importantes, como la Tercera Ronda en la periferia o el túnel de La Marina en el centro.  “Me gustaría saber la dimensión de cada cosa, porque pueden ser importantes. Tengo que saber cuáles son los flujos de circulación”, aclara. 
Pero, al margen de los cambios puntuales, las supermanzanas se mantendrán. Y lo harán, porque, como dice Rueda, funcionan: lo avalan las experiencias en ciudades como Barcelona o Vitoria, donde sus proyectos fueron los responsables del vuelco sufrido en la forma de entender la movilidad de ambas urbes. Pero no en A Coruña, donde nunca llegó a aplicarse. “Fue por falta de voluntad política. Decía el Gobierno anterior (el del Partido Popular) que el proyecto era papel mojado”, recuerda Rueda. 
En una comparecencia pública ante los vecinos de Monte Alto que tuvo lugar hace meses para explicar el proyecto “El camino del vigía”, una senda peatonal que atravesaba el barrio, la que fue concejala de Movilidad durante ese mandato, Begoña Freire, aseguró que realizar supermanzanas en A Coruña es imposible. La afirmación hace reír a Rueda, que recuerda que la concejala no es una técnica de Movilidad. 
Menos aparcamiento 
El director de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona reconoce que supone un cambio radical que supone un período de adaptación. “Hay una parte que se resiste, porque non han vendido mucho el coche”, explica. Solo en A Coruña, están registrados 114.000 turismos, a los que hay que añadir los casi 100.000 que entran a diario por la ciudad en solo 139.000 plazas. En total, según la documentación de la Estrategia Integrada de Desarrollo Urbano Sostenible (Eidus) por la  ciudad circulan a diario 209.000 vehículos, que ya no podrían aparcar dentro de las supermanzanas. 
Para Rueda, “si quieres hacer política de ello, se puede hacer política. Hay mucha política irresponsable”. Pero, recuerda “al final, se hacen las cosas para mejorar la vida de las personas, no para fastidiarlas”. l