• Domingo, 11 de Diciembre de 2016

Un robot aspiradora tira unas velas y prende fuego a un piso en Elviña

Si se confirma, será la primera vez en la historia de la ciudad que un robot haya producido un incendio doméstico. El dueño del piso que ardió ayer en la calle de ría de O Burgo (antigua Salvador y Merino),

Un robot aspiradora tira unas velas y prende fuego a un piso en Elviña
Los bomberos ventilaron el piso del humo acumulado	javier alborés
Los bomberos ventilaron el piso del humo acumulado javier alborés

Si se confirma, será la primera vez en la historia de la ciudad que un robot haya producido un incendio doméstico. El dueño del piso que ardió ayer en la calle de ría de O Burgo (antigua Salvador y Merino), en la segunda fase de Elviña, está convencido de que fue así: su robot aspiradora golpeó una mesita con unas velas aromáticas y estas se cayeron, provocando el fuego. Pero las autoridades todavía están investigando. De momento, lo único que está claro es que el domicilio situado en el décimo piso del número 7 ha quedado arruinado, aunque no hay que lamentar víctimas.
El fuego se declaró pasada la una de la tarde. En ese momento, el piso estaba ocupado únicamente por una mujer joven, de 21 años, que era la nuera del propietario. Hasta pocos minutos antes, su marido, de 25 años, había estado en casa, pero bajó a la calle para hacer un recado. Él, o su mujer, habían encendido poco antes la velas aromáticas que dejaron sin vigilancia y fue entonces cuando entró en acción el robot: haciendo su ronda habitual por las habitaciones de la casa, el autómata entró en la que contenía la mesita con las velas, y la golpeó, cayendo al suelo.
Como la joven se encontraba duchándose en ese momento, no se dio cuenta de nada hasta que fue demasiado tarde: para cuando salió del baño y comprobó que al casa estaba llena de humo, no pudo hacer otra cosa que ponerse algo encima y darse a la fuga. “Se asustó y echó a correr”, explicó su suegro. Una vez fuera, alertó a las autoridades de la emergencia.

con una grúa
Al lugar llegaron efectivos tanto de la Policía Nacional como Local, demás de bomberos, pero se encontraron con un problema para acceder con los grandes camiones cisterna a la calle (que fue cerrada al tráfico) debido a la existencia de vehículos mal aparcados. Ría de O Burgo es una vía vecinal, que acaba en un callejón sin salida, y los residentes están acostumbrados a aparcar de forma irregular sus vehículos. “Lo hacen de cualquier manera, y pasó lo que pasó: tuvieron que llamar a la grúa porque uno de los vehículos que molestaban no arrancaba”, denunció un testigo de los hechos.
Una vez en el lugar, los bomberos se encontraron con que le fuego había roto los ventanales. “Como era un décimo, soplaba un viento que alimentaba las llamas”, explicaron. Fue necesario rociar con casi dos toneladas de agua para poder sofocar el fuego, pero el domicilio quedó inhabitable, tanto por la acción del humo como por la del fuego.
Las primeras inspecciones apuntan a que el foco del incendio estaba en uno de los dormitorios pero según el propietario (que no presenció el suceso), las velas estaban en la cocina, y su mujer sostiene que el robot pudo haber arrastrado una vela encendida en su deambular, dando una vuelta de tuerca más a un incendio que ya de por sí ha resultado muy aparatoso.