Reportaje: Un paraíso “freak” toma Palexco durante cuatro días de juegos y cómics

La cultura popular evoluciona con el tiempo de forma inevitable. Si en los años setenta y ochenta eventos como el estreno de la “Guerra de las Galaxias” marcaron de forma incondicional a toda una generación, en el siglo XXI los videojuegos.

Reportaje: Un paraíso “freak” toma Palexco durante cuatro días de juegos y cómics
La concentración de los jugadores contrastaba con la vistosidad de los cosplayers en una convención con espacio para todo tipo de actividades  | patricia g. fraga
La concentración de los jugadores contrastaba con la vistosidad de los cosplayers en una convención con espacio para todo tipo de actividades | patricia g. fraga

La cultura popular evoluciona con el tiempo de forma inevitable. Si en los años setenta y ochenta eventos como el estreno de la “Guerra de las Galaxias” marcaron de forma incondicional a toda una generación, en el siglo XXI los videojuegos, los cómics y la cultura oriental han formado el gran eje sobre el que giran millones de fans de todo el mundo, abarrotando convenciones de punta a punta del globo. El gran referente, la Comic- Con de San Diego, California –“la meca” le llaman algunos– dio paso clones y homónimos en casi todos los lugares habitables. Es aquí donde aparece la Hobby-Con, en la ciudad de A Coruña. Que habrá acogido a 10.000 personas cuando cierre sus puertas esta tarde. 
Merchandising a raudales, partidas de viedeojuegos, charlas ,coloquios y disfraces abarrotan las instalaciones de Palexco durante la quinta edición del certamen. “La convención comenzó como una inversión privada y arriesgada, pero en cinco años hemos aumentado en un 20% la asistencia” afirman desde la organización. 

¿Un nuevo deporte?
El juego da paso al deporte, incluso en un campo como el de los videojuegos. “Venimos a fichar gente para nuestro equipo” aseguran un grupo de participantes, que han viajado desde Pontevedra para acudir al evento. Juegos competitivos como el “Clash of Clans” o el “League of Legends“ tienen un auténtico organigrama pseudodeportivo detrás, lleno de estrategias, ojeadores, sponsors, entrenadores y ligas regionales, nacionales o mundiales. “Todo el mundo tiene un móvil, por eso los juegos para esta plataforma van a ser el futuro. Tiene potencial para superar a las consolas en dos años” afirma con convencimiento el entrenador de uno de los mejores equipos de “Clash” de Europa. “Aunque no requiere esfuerzo físico, requiere una gran concentración mental, y es competición por lo que nosotros lo consideramos como deporte. Es un caso parecido al del ajedrez”, resume. 
La cultura oriental
No se sabe el porqué, pero la influencia asiática en estos círculos es más que evidente. “Es exótico, alejado del carácter occidental” comenta Marta. Como una forma de ruptura con lo cotidiano. Especialmente llamativos son los cosplayers, jóvenes que se disfrazan de personajes emblemáticos de cómics de manga, de origen japonés, y que en ocasiones asumen la personalidad ficticia sacada del papel. La Hobby-Con acogió ayer como gran evento un concurso para determinar el mejor cosplay.
Como colofón, también hay espacio en la convención para otros movimientos culturales, pese a que a la presencia del cómic y el videojuego son las estrellas del show. Una pista de parkour y yincanas deportivas se abren hueco entre héroes y personajes digitales. El equipo de fútbol americano de la ciudad, los Towers, participaron activamente durante todo el fin de semana con actividades  como “combate” con bastones acolchados o ejercicios basados en sus entrenamientos. 
Un fin de semana en el que el colectivo “freak” fue el centro de atención, pero que no dejó indiferente  a nadie. l