• Sábado, 25 de Noviembre de 2017

Reportaje | Una ciudad salpicada de obras de arte en las que el agua es protagonista

La ciudad coruñesa cuenta con numerosas fuentes repartidas por toda la ciudad, unas son de mayor importancia que otras, también las hay antiguas, históricas y modernas, algunas de estas últimas tienen un atractivo especial.

Reportaje | Una ciudad salpicada de obras de arte en las que el agua es protagonista
Las fuentes de Cuatro Caminos, Porlier y San Juan Bosco
Las fuentes de Cuatro Caminos, Porlier y San Juan Bosco

La ciudad coruñesa cuenta con numerosas fuentes repartidas por toda la ciudad, unas son de mayor importancia que otras, también las hay antiguas, históricas y modernas, algunas de estas últimas tienen un atractivo especial.

Cuatro Caminos
La construcción de esta fuente se aprueba en el Pleno municipal el 22 de febrero de 1963, después de dar lectura al informe técnico, para levantarla en la glorieta de Cuatro Caminos. El proyecto sería redactado por la Escuela de Formación Profesional Acelerada en sus aspectos hidráulico y luminoso, mientras que los técnicos municipales se encargaron de la redacción de los detalles de la ornamentación y arquitectónicos, así como de la ubicación de la fuente dentro de proyecto general de la plaza de Cuatro Caminos. 
El 31 de mayo se somete al Pleno el expediente referido a la construcción y ejecución de la estructura de la fuente luminosa redactada por la arquitecta municipal María del Milagro Rey Hombre y menos de cuatro meses después se inauguró, siendo entonces el alcalde de la ciudad Eduardo Sanjurjo de Carricarte, que había sustituido a Sergio Peñamaría de Llano. 
Las obras se habían iniciado en enero de aquel año con la demolición de las casas que conformaban entonces la denominada glorieta de Cuatro Caminos.
El interés de esta fuente radica en el estratégico lugar que ocupa, un complicado cruce de caminos, pero sobre todo viene a ser el punto de encuentro de los seguidores del Deportivo de la Coruña.
En el año 1997 se hacen en la fuente una serie de mejoras para dotarla de nueva iluminación, así como de la pulverización del agua que expide a chorro en columna junto con otro en vertical y en palmera y finalmente el más llamativo, el central. Todos ellos entran en juego formando un espectáculo de agua y luz cuando se ilumina al anochecer.
La fuente es circular y de cemento, con un estanque inferior y un saliente en el centro para repartir el juego de agua según está concebido. En el interior de la misma se encuentra su sala de máquinas, que es la que distribuye al exterior el agua y la luz en su conjunto.
Esta fuente sufre una remodelación y vuelve a funcionar el 28 de diciembre del 2013, después de estar casi dos meses en obras tras 50 años de funcionamiento. Con este renovación se mejoró el sistema eléctrico e hidráulico, así como la nueva instalación de los juegos de luces y agua nocturnos, permitiendo de este modo solucionar el mal estado de aquellos servicios que se habían quedado obsoletos con el tiempo. No se tocó la estructura de la fuente sino que simplemente se modernizó su instalación eléctrica e hidráulica, a fin de fomentar una mejor eficiencia energética. El objetivo es que el agua sea el elemento que adquiera el verdadero protagonismo mediante diversos juegos e iluminación nocturna, colocando un sistema de drenaje que permite el vaciado completo y efectuado con materiales que evitarán en lo sucesivo la corrosión, al tiempo que se garantiza la calidad del agua con un mecanismo de filtrado adecuado, lo que permite una mayor duración del conjunto de sus elementos.

Porlier
Otra de las fuentes de la ciudad que representa la singularidad es la que se dedica a uno de los héroes de la Guerra de la Independencia española y consumado liberal.
Se encuentra esta fuente en el que en su día fue Campo de la Leña y también de la Horca. y su frente da hacia la calle de la Torre. Se trata de un trabajo realizado por José Francisco Escudero Carril y contiene el busto en granito del general Porlier, un sentido liberal que sería ahorcado en 1815 en el entonces Campo de la Horca debido a su ideario. La composición es toda de granito y ocupa la parte central del estanque que tiene la forma circular; de dicho punto sale una pequeña peana donde va grabado el nombre de este ilustre militar y sobre la misma se asienta, a cuerpo entero, la figura de Porlier luciendo la vestimenta de la época. 
El agua brota bajo la escultura del que en otro tiempo fue un héroe de la guerra de la Independencia española. Se muestra bien cuidada y ocupa un lugar de referencia en aquella plaza, aunque ha sufrido una reforma y ahora el agua sale de las losas, en donde se han colocado los chorros de agua.

San Juan Bosco
Por último, la que por su estilo es única de su género, ya que las fuentes por lo regular son obras muy personales de sus creadores.
La misma está situada frente al Paseo Marítimo del Orzán en el lateral de la iglesia de María Auxiliadora. Se trata de una composición arquitectónica llevada a cabo por Juan Piñeiro. La escultura de San Juan Bosco figura a cuerpo entero de pie con sus hábitos eclesiales y está realizada en granito, en el centro del estanque. En su parte posterior se levanta un mural también de granito con diversos motivos realizados en bronce, a la izquierda, del mismo metal, asoman tres figuras de dos niños y un adulto que portan un libro y una antorcha. Todo este conjunto se asienta sobre una peana de hormigón rodeada de un pequeño jardín, que se muestra bien cuidado y en el que destaca la figura de San Juan Bosco como pieza principal. l