• Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Protesta en el Ramón de la Sagra por las obras de retirada del amianto del tejado

La Xunta asegura que no existe peligro alguno, pero los padres del CEIP Ramón de la Sagra temen que las obras de retirada del amianto afecten la salud de sus hijos y exigen a la Consellería de Educación que las paralice.

Protesta en el Ramón de la Sagra por las obras de retirada del amianto del tejado
Padres y alumnos se manifestaron delante del centro con mascarillas	pedro puig
Padres y alumnos se manifestaron delante del centro con mascarillas pedro puig

La Xunta asegura que no existe peligro alguno, pero los padres del CEIP Ramón de la Sagra temen que las obras de retirada del amianto afecten la salud de sus hijos y exigen a la Consellería de Educación que las paralice. En señal de protesta, ayer acudieron al centro escolar con mascarillas puestas, tanto niños como adultos. Toda la cubierta del centro está compuesta de viejas placas de amianto (o asbesto), un mineral cancerígeno prohibido desde 2001, pero la Consellería de Educación está llevando a cabo unas obras de eficiencia energética en varios centros educativos de Galicia, lo que incluye actuaciones en la cubierta, en la carpintería y la iluminación.
La Consellería explicó al ANPA del centro que las obras deben ejecutarse antes del 31 de diciembre para no perder una subvención europea y que los trabajos se realizan con todas las medidas de seguridad: “En todo caso, a retirada inerte de fibrocemento non supón ningún perigo e, ademais, e ao igual que se fai coas obras que se executan durante o curso, extrémanse as precaucións e medidas de seguridade e inténtase actuar na medida do posible fóra das horas de clases”. Pero los padres no las tienen todas consigo, porque saben lo letal que es inhalar asbesto, y por eso quieren que se paralicen las obras hasta las próximas vacaciones.

precedente
De su lado esta la concejala de Justicia social, Silvia Cameán, que asegura que está en permanente contacto con las familias del alumnado. Pero la Consellería de Educación recuerda que al principio de este curso se cambió la cubierta del María Barbeito, obra que acometió el Ayuntamiento: “Foi un caso coma este do Ramón de la Sagra, tamén unha vez xa iniciadas as clases. Polo tanto non é, nin moito menos, o primeiro caso”.
Por su parte, Cameán recuerda que el Gobierno local atrasó hasta el verano unas obras similares en el Emilia Pardo Bazán (la sustitución de una cubierta con amianto) al considerar que así se llevarían a cabo con mayor seguridad. También destacó que, tras la decisión de la Xunta de derivar al alumnado de Ramón de la Sagra a otros centros para la realización de actividades extraescolares, su concejalía destinó al conserje del centro a otros para que las actividades se lleven a cabo con la mayor seguridad. “Estamos implicadas ao 100% coas familias, e por iso estamos facendo todo o que está na nosa mán”, aseguró.