• Miércoles, 26 de Abril de 2017

La primavera se instala en A Coruña con temperaturas bajas durante toda esta semana

La primavera ya está aquí y, con ella, el tiempo inestable que la caracteriza. Pese a los veraniegos días vividos en semanas anteriores, las temperaturas bajarán esta semana para llegar a los 6 grados de mínima y los coruñeses deberán posponer su adiós a prendas de abrigo.

La primavera se instala en A Coruña con temperaturas bajas durante toda esta semana
Los coruñeses no se quitan las prendas de abrigo	pedro puig
Los coruñeses no se quitan las prendas de abrigo pedro puig

La primavera ya está aquí y, con ella, el tiempo inestable que la caracteriza. Pese a los veraniegos días vividos en semanas anteriores, las temperaturas bajarán esta semana para llegar a los 6 grados de mínima y los coruñeses deberán posponer su adiós a prendas de abrigo.
La llegada de la primavera dejó ayer las primeras muestras de esta estación en A Coruña, con períodos de sol, viento y ligeras lluvias. Serán la tónica habitual de la semana y ningún día se librará de vivir varios y repentinos cambios climatológicos.
La previsión meteorológica avanza que la ciudad llegará a registrar máximas de 10 grados centígrados y mínimas de 6. Los días más fríos serán mañana y el jueves, mientras que las temperaturas más cálidas llegarán hacia finales de semana, con 16 grados de máxima el domingo. El lunes 27 el termómetro marcará 17 en su mayor registro y nueve en el menor. 

cambio de armario
Los coruñeses no podrán realizar, todavía, el típico cambio de armario de primavera-verano. La estampa era, ayer, curiosa en el Paseo Marítimo, con una mezcla de piernas descubiertas, paraguas, capuchas y gafas de sol.
El fin de semana será el momento, también, de cambiar la hora, y el domingo 26 a las 02.00 serán las 03.00 horas. Esto supondrá perder una hora de sueño, pero ganar una hora más de luz al final del día. El ansiado verano se vislumbra a la vuelta de la esquina y el tiempo “loco” de la primavera es un trámite ineludible para poder disfrutar, en julio y agosto, de largas tardes de sol y calor.