• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

La Policía Local impide una pelea multitudinaria entre menores en O Ventorrillo

Identificaron a dos de ellos y se incautaron de una navaja de tipo mariposa durante 
la intervención

La Policía Local impide una pelea multitudinaria entre menores en O Ventorrillo
Agentes municipales en el barrio de O Ventorillo | patricia g. fraga
Agentes municipales en el barrio de O Ventorillo | patricia g. fraga

Agentes de la Policía Local dispersaron ayer a un numeroso grupo de jóvenes (varias docenas) que se había reunido en la plaza de la de Salvador de Madariaga, en O Ventorillo, con la intención de participar en una pelea multitudinaria. La pronta acción policial, que se debió a un aviso de un testigo, impidió que llegara a producirse ningún altercado.

El suceso tuvo lugar a las seis y cuarto del viernes. Cuando varias patrullas convergieron al lugar, los menores huyeron a la carrera, pese a lo cual los agentes consiguieron alcanzar a dos de ellos, uno de los cuales, de 16 años, llevaba en el bolsillo una navaja de tipo mariposa con una hoja de nueve centímetros. Se le intervino el arma, que está prohibida por la ley de Seguridad Ciudadana.

El presidente de la asociación de vecinos, José Ángel Souto, se hallaba muy cerca cuando tuvieron lugar los hechos, puesto que el local de la asociación se encuentra en esa misma plaza: “Eran como unos treinta, pero no les vi pegándose. Hablaban entre ellos”, comentó. Poco después, se cruzó con los coches patrulla que se dirigían al lugar de los hechos: “Es la primera vez que veo eso. Debe ser algo puntual”.

Fenómeno repetido

En realidad, las peleas entre menores son un fenómeno relativamente frecuente, sobre todo una vez comenzado el curso escolar. A veces se trata de rivalidades de alumnos de uno u otro centro, aunque la Policía Local no cree que el incidente que tuvo lugar en Salvador de Madariaga responda a esa dinámica.

Hace dos años incidente vandálicos tuvieron lugar en la plaza de Maestro Mateo durante el mes de septiembre, cuando tanto vecinos como comerciantes denunciaban quedadas masivas para pelearse, que fueron frustradas por las autoridades.  Los mismos problemas se habían registrado en O Parrote.  En febrero de 2016, se disolvió otra pelea en la plaza de María Pita, donde otro grupo había acudido a contemplar como dos menores se pegaban con guantes de boxeo.

Esta clase de incidentes, advierten los policías, siempre se han dado, pero las redes sociales facilita organizarlos.