• Miércoles, 28 de Junio de 2017

El pleno del Tribunal Supremo mantiene en el aire la nulidad de los despidos en Santa Bárbara

El pleno del Tribunal Supremo mantuvo ayer una reunión para tomar una decisión sobre el recurso de casación presentado por la CIG en el que se exige que se declare nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE)

El pleno del Tribunal Supremo mantiene en el aire la nulidad de los despidos en Santa Bárbara

El pleno del Tribunal Supremo mantuvo ayer una reunión para tomar una decisión sobre el recurso de casación presentado por la CIG en el que se exige que se declare nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la multinacional General Dynamics llevó ha cabo hace unos años en la Fábrica de Armas. Sin embargo, al cierre de esta edición los representantes de la sala de lo Social mantenían en vilo a los extrabajadores, que creen que esta situación se alargará durante unas semanas mientras se redacta el auto correspondiente.

El analizado ayer fue el segundo recurso presentado por la central sindical CIG –al que se sumaron después la CGT y el propio comité de la antigua Santa Bárbara– y aunque el primero fue desfavorable para la plantilla, también se reconocía en el texto que “había motivos suficientes para declarar nulo o ERE”.

Por eso todavía existe la esperanza de que los 172 operarios que se fueron a la calle con el cierre de la factoría puedan ser recolocados. Javier Riobóo, que por aquel entonces era representante del comité de empresa por la CIG, explicó ayer que calculan que el auto se retrasará unas semanas.
En todo caso, se empiezan a realizar vaticinios sobre lo que podría ocurrir en función de que el veredicto del Tribunal Supremo sea positivo o negativo para los trabajadores coruñeses.

Riobóo comentó que, con las instalaciones ya en manos de otra empresa como es Hércules de Armamento, quedan distintas opciones para General Dynamics en caso de que el ERE sea invalidado en un futuro próximo. Una de las dos soluciones más sencillas sería la readmisión de los empleados, que pasaría por su recolocación en las factorías que la compañía internacional mantiene abiertas en territorio nacional.

“Se non é así podería haber unha nova negociación das indemnizacións que houbo no seu momento”, incidió el representante de la CIG, que entiende que “o normal sería a recolocación”. En el caso de que el fallo sea contrario a los intereses de la antigua plantilla, el sindicato plantearía la posibilidad de recurrir al Tribunal Constitucional o, incluso, acudir a la justicia europea.

Posible contrato
Javier Riobóo, que actualmente preside el comité de empresa en Hércules de Armamento, aclaró que el futuro de esta última compañía parece estar cerca de aclararse y, en consecuencia, de mejorar la situación laboral.

“Hai un posible contrato que se pode concretar en breve plazo e tamén estamos á espera da entrada dun posible inversor”, destacó el representante, sobre la realidad de la sucesora de General Dynamics en Santa Bárbara.