• Viernes, 17 de Noviembre de 2017

El período para pagar el IBI concluye en medio de protestas y largas colas

El período para abonar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) concluyó ayer y lo hizo con una jornada cargada de protestas y de largas colas en la oficina municipal de la calle de la Franja.

El período para pagar el IBI concluye en medio de protestas y largas colas
Las oficinas municipales de la Franja vivieron ayer una jornada llena de consultas ciudadanas
Las oficinas municipales de la Franja vivieron ayer una jornada llena de consultas ciudadanas

El período para abonar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) concluyó ayer y lo hizo con una jornada cargada de protestas y de largas colas en la oficina municipal de la calle de la Franja.
A los habituales rezagados que dejan el pago de este tributo para el último suspiro se unieron otros que se vieron abocados a hacerlo ayer al enterarse a última hora del cierre de plazo o porque todavía no habían recibido el documento necesario para el pago.
En este grupo estaban varios ciudadanos que aseguraban no haber recibido ningún papel por parte del Gobierno local para realizar el pago y tuvieron que acudir hasta la oficina municipal para descubrir cómo resolver este problema.
Las personas que se encontraban en esta situación lamentaban que se estuviese produciendo cuando la responsabilidad creen que es del Gobierno municipal. Además, otros se vieron sorprendidos por el fin del plazo. “Si no es por mi vecina no me entero”, aseguraba una ciudadana en la Franja Y como ella, otros muchos. 
Aunque las quejas se centraban en no haber recibido el aviso para ejercer el pago y la falta de información sobre el período de abono de este impuesto, algunos se encontraban con otros problemas. Por ejemplo, el de un ciudadano que aseguraba tener domiciliado el pago del IBI pero que no se lo habían cargado en su cuenta bancaria.

Domiciliación
De hecho, el pago domiciliado de este impuesto también provocó amplias quejas de los ciudadanos hace poco más de dos meses. La fecha fijada por el Gobierno local para cobrar este tributo a los ciudadanos que se habían acogido a esta vía cogió a muchos por sorpresa al desconocer la fecha indicada para ello.
Una parte importante de los ciudadanos que se acogieron a esta modalidad se toparon con una inesperada sorpresa en su cuenta corriente el pasado 4 de julio, fecha seleccionada por el Ayuntamiento para cobrar el tributo a través de la domiciliación.
De nuevo la falta de información sobre el día en el que se iba a proceder al cargo provocó las protestas de los ciudadanos, algo muy similar a lo que ocurrió ayer con el cierre del período para el pago del impuesto.
Estas protestas vienen provocadas en principal medida por los cambios en el calendario fiscal que implantó este año el Gobierno local y que se justificaron desde María Pita para permitir que el ayuntamiento tenga mayor liquidez durante todo el año y que no se concentren todos los pagos en un momento determinado.
A raíz de esta modificación de fechas se estableció que el período de pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles quedaba fijado entre el 5 de mayo y el 15 de septiembre, y no a partir de esta última fecha y hasta el 5 de diciembre, como ocurría con anterioridad. Más o menos a mediados de este plazo se fijó el cargo del tributo a los que se acogieron a la modalidad de pago domiciliado, el 4 de julio.
El IBI fue el segundo de los tributos que se cobró este año, ya que el primero al que tuvieron que hacer frente los coruñeses fue el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM).
En este caso, el período asignado para su pago transcurrió entre el 4 de marzo y el 4 de mayo, mientras que el cargo a los ciudadanos que optaron por la domiciliación se ejecutó el 4 de abril.


Últimos tributos
La jornada de ayer no fue solo la última para poder pagar el IBI, sino que también supuso la apertura del período para hacer frente a los últimos impuestos del año.
Este es el caso del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y de diferentes tasas como las de basuras, actividades comerciales, profesionales e industriales, la entrada de vehículos, cementerios o aparatos distribuidores.
En el caso de estos tributos, el período abierto desde ayer se extenderá hasta el próximo 5 de diciembre. La fecha fijada para cobrar estos impuestos a los ciudadanos que se encomienden a la opción de pago domiciliado es el próximo 4 de octubre.
El Gobierno municipal ya intentó llevar a cabo este cambio el año pasado, pero se encontró con  la oposición frontal de todas las formaciones políticas de la oposición y de un amplio sector de la ciudadanía.
De hecho, el Partido Popular llegó a solicitar la celebración de un pleno extraordinario para revocar el cambio en el calendario fiscal y el Bloque Nacionalista Galego anunció su intención de iniciar una campaña de recogida de firmas en contra de esta modificación, aunque nunca se llevó a cabo.
Ante esta situación, el Ayuntamiento dio un paso atrás en el mes de marzo del pasado año en su intento de modificar el calendario fiscal y finalmente decidió conceder una “moratoria” para que la variación entrase en vigor este año, momento en el que ya no hubo marcha atrás. Lo que sí se están produciendo durante este año son múltiples quejas de los ciudadanos en relación a la falta de información acerca de las nuevas fechas. l