Ovidio Rodeiro | “La relación con el Ayuntamiento tiene que ser de colaboración real, pueden facilitar más las cosas”

Ovidio Rodeiro (Boqueixón, 1972) es el enlace de la Xunta en la provincia y considera que la relación entre la administración autonómica y el Ayuntamiento podría ser mejor si el Gobierno local facilitase más las cosas en diversos proyectos como el plan de accesibilidad .

Ovidio Rodeiro | “La relación con el Ayuntamiento tiene que ser de colaboración real, pueden facilitar más las cosas”
Ovidio Rodeiro se convirtió hace medio año en delegado territorial | quintana
Ovidio Rodeiro se convirtió hace medio año en delegado territorial | quintana

Ovidio Rodeiro (Boqueixón, 1972) es el enlace de la Xunta en la provincia y considera que la relación entre la administración autonómica y el Ayuntamiento podría ser mejor si el Gobierno local facilitase más las cosas en diversos proyectos como el plan de accesibilidad o el ambulatorio de Santa Lucía y actuase a una velocidad más adecuada que la habitual.

¿Cómo define la relación con el Ayuntamiento?
La Xunta está tratando permanentemente que haya buena relación, que la ciudad y los vecinos puedan contar lo antes posible con todos los servicios públicos que puede ofrecer la Xunta, que son muchísimos. Intentamos que la relación sea lo más cordial y fluida posible porque son muchos proyectos en los que la Xunta puede hacer cosas por los ciudadanos y el Ayuntamiento puede facilitar más las cosas, por ejemplo con la estación intermodal o con el transporte metropolitano. La relación tiene que ser de colaboración real y cooperación, pero en ciertos asuntos el Ayuntamiento puede hacer más cosas como el centro de salud de Santa Lucía, el transporte metropolitano o las viviendas del Ofimático.

¿Cómo se puede mejorar?
Hay muchos aspectos en los que por parte de todos se puede mejorar y hacer un esfuerzo en buscar la mejora constante en lo que hacemos. Tiene que ser una premisa fundamental y tenemos que mejorar la prestación de los servicios, provocar esa relación y cooperación que por lo menos la Xunta está blindando y garantizando en diversos proyectos. Se está trabajando a una velocidad muy rápida para poner a disposición de las familias con necesidades una vivienda o un “Bono aluguer” para dar cobertura a las que por distintos motivos tienen que dejar su domicilio o que 143 familias de A Coruña se beneficien del bono eléctrico. Ese es nuestro gran objetivo y esa es la velocidad que intentamos meterle, que para los ciudadanos siempre supone mucho esperar. Queremos también que los proyectos que trabajamos con la ciudad vayan a la misma velocidad, eso es lo que pedimos y que a veces por el resultado de las cosas parece que no vamos a la misma velocidad, y eso sería lo deseable, mejorar esa rapidez.

El Ayuntamiento ha hablado de deslealtad administrativa por parte de la Xunta. ¿Qué le parece?
Son declaraciones que no puedo compartir a la vista de cómo se está tramitando el plan de accesibilidad del transporte interurbano. En agosto de 2015 se inicia este proyecto, uno de los más ambiciosos en esta materia de la historia reciente de la ciudad, y llevamos casi dos años trabajando, en los que se escuchó a muchísima gente. Se elaboró contando con todos los ayuntamientos y agentes, que algo tienen que decir. Se ha elaborado con absoluto consenso, que es como se tiene que hacer, y no se va a imponer la entrada si el Ayuntamiento no está de acuerdo, tiene que haber una relación bilateral y que se puedan adoptar por consenso las decisiones. Cuanto antes se deje trabajar a la comisión bilateral, antes llegarán los autobuses a la ciudad. Es bueno que vayamos todos a la misma velocidad porque vamos a conseguir mejoras notables para los usuarios. Necesitamos un poco más de rapidez y lealtad a la Xunta, que se tenga en cuenta la comisión bilateral. Necesitamos ver más avances por parte de la ciudad y también en la metodología, cómo hacemos que entren los autobuses metropolitanos y no discutir quién debe presidir la comisión, que eso a los vecinos les importa poco.

¿Por qué no iba para adelante el plan de accesibilidad?
Es una pregunta que corresponde al Ayuntamiento. Condicionaban el desbloqueo a una reunión de la conselleira con diez alcaldes, que no hay ningún problema, pero el transporte metropolitano es un proyecto más ambicioso que diez ayuntamientos. La malla de A Coruña no acaba en Arteixo, llega también a Carballo y A Laracha y esa es la posición de la Xunta. Es un tema complejo, la inquietud de la Xunta es facilitar cuanto antes el transporte a los ciudadanos, se trata de hacer el transporte interurbano atractivo.

Desde hace meses no hay novedades sobre el centro de salud de Santa Lucía. ¿En qué punto está?
La Xunta tiene muy claro que hay que blindar esa inversión, tiene garantizado que se pueda realizar el centro de salud y concordamos con lo que opina el tejido asociativo del barrio porque a nivel técnico se pide que un centro de salud de este siglo debe hacerse de forma diferente a los del pasado y que sea lo más accesible al tiempo que sea un espacio con una distribución horizontal. Esperamos que el Ayuntamiento facilite un espacio con los requisitos técnicos y que concuerden con lo que demandan los vecinos y comerciantes de A Falperra. Pocas administraciones mantienen blindada una inversión durante tanto tiempo. En otras ocasiones, si no quieres un centro de salud, sobran ayuntamientos a los que llevarlo. Si se garantiza que se puede hacer el centro se da cumplimiento con el objetivo de atender a los vecinos, que han solicitado en el Ayuntamiento que se facilite ese terreno. En ese punto está, debería tener más velocidad.
 

¿Puede la Xunta llevárselo a otro ayuntamiento?
No sería lo deseable. Cuando la Xunta cuente con un espacio que se ajuste a las necesidades técnicas, estaría encantada de hacerlo para prestar un mejor servicio a ese barrio y dotarlo de una infraestructura de ese tipo sirve de motor, que la zona lo necesita.

La Marea puso en marcha proyectos similares a la Risga y a Vivendas Baleiras, ¿cómo se ve este solapamiento?
No vamos a poner ningún pero a las actuaciones que haga el Ayuntamiento dentro de su competencia municipal, pero a veces parece que suena a desconocimiento de la política pública que existe en materia social. La Xunta cuenta con el programa más ambicioso para atender a las personas sin recursos, la Risga, con la que se aportan 6,6 millones de euros a la ciudad y beneficiando a 1.198 usuarios cada año dando cobertura a todas las necesidades. Buscamos que la información llegue en tiempo y forma a través de los servicios sociales del Ayuntamiento para que puedan ser atendidos todos los casos, esto es lo que pedimos. Cuando duplicamos una cosa que está funcionando da la impresión de que puede que estemos, o no, utilizando el dinero público de la mejor forma posible.

¿En qué punto está la intermodal y cuándo estará lista?
La mayor garantía que tiene la Xunta es que blindamos una inversión de 10 millones de euros y el Parlamento aprobó una ley exprés para recuperar el tiempo perdido. Hay que tener en cuenta que una infraestructura de este tipo tiene una tramitación larga, de cuestiones técnicas y de diseño, y con esa ley se busca recuperar tiempo. Se retrasaron una serie de encuentros, pero en la última reunión con el Ministerio, el Ayuntamiento y la Xunta quedaron claras muchas cosas. Hay cosas de carácter menor que plantea el Ayuntamiento fuera del plazo de alegaciones que deberían estar hechas antes, pero son menores y el objetivo es que esta infraestructura pueda estar en marcha cuanto antes. Va a ser un antes y un después a la hora de facilitar el transporte público.
 

¿Qué cuestiones menores?
Cuestiones de diseño y accesibilidad que se podían hacer antes pero que la Xunta tratará de atender. No deberían suponer retraso.

Para el próximo mes está previsto que la sede judicial de Tabacos esté plenamente operativa.
Estamos hablando de un edificio judicial, creo que el más importante de Galicia y posiblemente de España, y que se hizo en un momento de crisis económica, que va a servir para mejorar los servicios judiciales. Se pueden concentrar un montón de dependencias judiciales y va a facilitar mucho las cosas, son más de 16 millones de euros en la ciudad. La Xunta está tratando de apurar los plazos y la mudanza para que en julio pueda estar funcionando con normalidad. En algún momento pudo haber sus más y sus menos, pero hay el objetivo de facilitar cuanto antes poner a disposición este edificio.