Las obras de San Vicente continúan sin soluciones para los comerciantes

Reunión de afectados en la calle de San Vicente | quintana

El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, prometió el lunes de la semana pasada a los enfurecidos comerciantes de San Vicente, calle afectada por unas obras de urbanización, que hablaría con ellos uno por uno y lo ha hecho.

El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, prometió el lunes de la semana pasada a los enfurecidos comerciantes de San Vicente, calle afectada por unas obras de urbanización, que hablaría con ellos uno por uno y lo ha hecho. El problema es que no les ha ofrecido ninguna solución. El presidente de la asociación de comerciantes de Os Mallos, José Salgado, sostiene que el edil, acompañado por el jefe de obra, se limitó a reiterar que “buscarían la forma de minimizar los problemas” que tendrán los empresarios y sus clientes para acceder a sus negocios mientras la acera esté levantada.
En total, son unos veinte los negocios afectados, aunque solo hablaron con aquellos que acudieron a la reunión del pasado lunes para protestar. Entre los negocios se encuentran tiendas de pinturas, bares, pastelerías y pollerías. “A uno de ellos, que se encuentra en una esquina, le prometieron que mantendrían por lo menos uno de los accesos abiertos”. Además, también se mantiene habilitado un paso de peatones de la plaza que forma el cruce de la calle San Vicente con Ramón Cabanillas a pesar de que, como Salgado admite, supone una dificultad para la empresa que ve reducido así su espacio para maniobrar, con las máquinas. De todos modos, Varela insistió en que es imposible trabajar sin producir molestias.
Casi 300.000 euros 
El objetivo declarado de estas obras, que se prolongarán quince días, es mejorar la calle en el tramo entre la ronda de Outeiro y Ramón Cabanillas, unos 145 metros, para lo que se invertirán 289.900 euros. Incluye la renovación del pavimento y la reorganización de la calle en dos áreas distintas, una de calzada y acera y otra de plataforma única. La reurbanización se completará plantando una decena de árboles.
El enfado de vecinos y comerciantes surgió porque consideraban que no se les habían comunicado los trabajos debidamente, aunque el Ayuntamiento alegó que cualquiera podía consultarlo en su página web pero muchos se enteraron solo al ver los carteles de comienzo de obras. l