• Martes, 21 de Noviembre de 2017

La obra de la piscina de O Castrillón no comenzará hasta el año que viene

El Gobierno local en pleno compareció ayer ante los cerca de cien vecinos de O Castrillón reunidos en el salón de actos del centro cívico para decirles que por fin, tras mucho esperar, tendrán su piscina, de la que está construido el exterior, pero no las instalaciones. Será el año que viene.

La obra de la piscina de O Castrillón no comenzará hasta el año que viene
Cerca de cien personas se congregaron ayer en el centro cívico de O Castrillón	pedro puig
Cerca de cien personas se congregaron ayer en el centro cívico de O Castrillón pedro puig

El Gobierno local en pleno compareció ayer ante los cerca de cien vecinos de O Castrillón reunidos en el salón de actos del centro cívico para decirles que por fin, tras mucho esperar, tendrán su piscina, de la que está construido el exterior, pero no las instalaciones. Será el año que viene. El anuncio que hizo el alcalde, Xulio Ferreiro, fue recibido por un coro de protestas de un barrio que lleva mucho tiempo sintiéndose ninguneado.

Uno de los vecinos expresó el hartazgo del barrio por este tema: “Levamos 17 anos co tema da piscina. Eu creo que xa está ben”. Y pidió al Gobierno local que agilizara las gestiones lo más posible: “O que non podemos é ter que ir a San Diego subindo esa costa ou pagar o párking”. El concejal de Deportes, José Manuel Sande, trató de calmar los ánimos en cuanto llegó a la reunión (había estado celebrando matrimonios en el palacio Municipal) y recordó que se trata de una obra ambiciosa de 2,5 millones de euros, pero que primero se llevará a cabo la elaboración del proyecto constructivo, que será de 140.000 euros.

Por otro lado, el Gobierno local admitió que parte del retraso se debe a que el Ayuntamiento quiso hacer un cambio total de gestión de las instalaciones. El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, que tomó la palabra detrás de Sande, recordó que se celebró una campaña de captación de firmas para que la piscina fuera un servicio público, y no gestionado por una empresa privada: “Pasar de ese modelo a outro no que o concello se fai cargo non foi sinxelo”.

un pilón
Por si fuera poco, además de la larga espera, los vecinos tendrán que aceptar que la piscina es de pequeño tamaño. “Iso non é unha piscina, iso é un pilón de seis metros de ancho”, señaló uno de los intervinientes. El concejal de Regeneración Urbana admitió este punto, pero también recordó a los presentes que el proyecto ya estaba redactado cuando llegaron, y que trataron de hacer todas las mejoras que pudieron, consensuadas con la asociación de vecinos: “Levantamos o vaso para que estivera todo na mesma planta e introducimos todas as melloras para facer o tema termal”.

Un gasto aparte que costó 10.000 euros. Pero Varela insistió en que nunca fue su proyecto, sino el de otros, “por eso dimos ese paso á cuestión de confianza, para poder sacar adiante os nosos proxectos”.