• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

La mayoría de las asociaciones de comercio pedirán la ayuda municipal pese a no cobrar la de 2016

La Concejalía de Empleo y Empresa tendrá que analizar numerosos expedientes de solicitud de los convenios por concurrencia competitiva destinados al comercio a partir de mañana.

La mayoría de las asociaciones de comercio pedirán la ayuda municipal pese a no cobrar la de 2016
El concejal Alberto Lema se reunió con los presidentes el pasado mes de mayo
El concejal Alberto Lema se reunió con los presidentes el pasado mes de mayo

La Concejalía de Empleo y Empresa tendrá que analizar numerosos expedientes de solicitud de los convenios por concurrencia competitiva destinados al comercio a partir de mañana. Una buena parte de las agrupaciones, mayoría aunque no con mucha diferencia, han decidido solicitar las ayudas económicas a pesar de que están en contra del cambio del proceso impuesto por el Gobierno local de la Marea desoyendo sus solicitudes. Las asociaciones han tenido que preparar los proyectos sin haber cobrado las subvenciones de 2016.
La Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) y la Federación de Comercio de A Coruña liderarán las peticiones de los convenios municipales para poder realizar distintas actividades que impulsen el consumo y ayuden a mejorar el sector. Fueron de las primeras que tomaron la decisión pese a no estar conformes con el planteamiento de concurrencia competitiva que se ha introducido desde el departamento de Comercio del Consistorio en sustitución de los acuerdos nominativos, como ya comentaron tras varios encuentros con el concejal Alberto Lema.
En los últimos días han sido más los colectivos que se han decantado por seguir presentándose para conseguir una partida económica que les permita desarrollar distintos proyectos. Sin embargo, a tres días de que se cerrase el plazo aún tenían dudas sobre qué decisión tomar.
Los que presentarán sus planes al Ayuntamiento lo harán casi sobre la bocina, dado que ha costado conformar iniciativas que convenzan a un jurado en un proceso que en su momento tacharon, de manera generalizada, de arbitrario y “discriminatorio”.
A la hora de iniciar los trámites también ha pesado el hecho de que casi todas las entidades que unifican a los empresarios estén todavía sin cobrar nada de los convenios que se firmaron en 2016 y que tenían un carácter nominativo e implicaban un reparto de los fondos equitativo para todos (que era lo que reivindicaba el sector también para este año). Hay quien ni siquiera confía en obtener la colaboración municipal en este ejercicio pero teme que si se dejan de presentar desaparezca la inversión destinada a uno de los sectores más importantes de la economía coruñesa.

Momentos difíciles
Las instituciones pequeñas están, en su mayoría, soportando las deudas que les generó realizar acciones sin contar antes con el pago municipal. Según cuentan, la Marea ha venido poniendo más difícil el ingreso demandando justificantes de todo tipo. Solo unas pocas asociaciones cobraron el adelanto, mientras que otras se decantaron por renunciar para evitar más problemas.
Sin ir más lejos la Federación Unión de Comercio Coruñesa solo consiguió cobrar el 80% del importe el 28 de diciembre de 2016 y ahora soporta un crédito por el resto del dinero, puesto que el Ayuntamiento exige que se demuestre el pago de todas las facturas en el año para, a posteriori, abonar el dinero comprometido. La otra federación renunció por el desinterés desde María Pita.
Son precisamente estas cuestiones las que han limitado la capacidad de un buen grupo de entidades para concurrir al proceso. Al tratarse de colectivos pequeños, sin trabajadores, no tienen tiempo de hacerse cargo de la burocracia y las deudas temporales que conlleva la tramitación. l