La Marea solo apoyará los módulos para los sintecho si los vecinos los aceptan

Después de la contundente negativa de los vecinos de Eirís, con gritos y pitos en la asamblea del miércoles que obligaron a los representantes del Hogar Sor Eusebia a abandonar el lugar a toda prisa, el Ayuntamiento trata de enderezar una situación muy conflictiva.

La Marea solo apoyará los módulos para los sintecho si los vecinos los aceptan
Más de 250 personas desbordaron el miércoles el local de los vecinos, en una asamblea que duró solo quince minutos antes de que el presidente del Hogar Sor Eusebia decidiera abandonarla | quintana
Más de 250 personas desbordaron el miércoles el local de los vecinos, en una asamblea que duró solo quince minutos antes de que el presidente del Hogar Sor Eusebia decidiera abandonarla | quintana

Después de la contundente negativa de los vecinos de Eirís, con gritos y pitos en la asamblea del miércoles que obligaron a los representantes del Hogar Sor Eusebia a abandonar el lugar a toda prisa, el Ayuntamiento trata de enderezar una situación muy conflictiva. En un primer momento, su postura había sido la de lavarse las manos, alegando que los 20 módulos para indigentes que se iban a instalar en el parque de Eirís es un proyecto de Sor Eusebia y que ellos solo proporcionan la parcela. Pero ahora, la concejala de Justicia Social, Silvia Caméan, sostiene que una de las condiciones con las que se les cedieron parcelas al Hogar Sor Eusebia es que “tiña que haber unha aceptación social no sitio que se realizase”. Es decir, que podría ubicarse en otra de las dos opciones restantes (que no llegó a concretar).
 

Por otro lado, Cameán, que criticó el comportamiento vecinal en la reunión del miércoles porque “foi bastante tensa” –“Esa falta de respeto non debe acontecer”–, invitó a todo el vecindario a la próxima reunión, que se celebrará el día 25 a las siete y media de la tarde en el centro cívico de Eirís. Por su parte, asegura que no acudió a la reunión de esta semana, a la que estaba invitada, por “problemas de agenda”.
En realidad, el Ayuntamiento había tratado de distanciarse de un proyecto que sabía problemático. El presidente de la asociación de vecinos, Suso Prado, confesó a todos los presentes que el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, se había resistido a cogerle el teléfono para hablar del problema: “Díxome: ‘O collo porque es ti, Suso’”. Aquello provocó una oleada de indignación por parte de los vecinos.

El Ayuntamiento ya había puesto pegas antes a la realización del proyecto, que consiste en acoger en módulos prefabricados a sintecho muy aislados socialmente, que se niegan a aceptar las normas de instituciones benéficas y que en muchos casos sufren trastornos graves. El presidente del Hogar Sor Eusebia, José Vicente Martínez Rico, había explicado su proyecto hace un año de una manera muy simple: entregar las llaves a los indigentes que las necesitaran, sin más. El Ayuntamiento, que les confesó en privado que temía que “Mi casita” se pudiera convertir en un “gueto”, les obligó a redactar un plan de seguimiento de Servicios Sociales, y mantuvo en silencio el lugar donde se levantaría hasta el último momento. En parte, porque la primera opción había sido levantar los 20 viviendas unipersonales en Bens, en un terreno de Sor Eusebia, y ya había suscitado el rechazo vecinal.

No vamos a claudicar”
Por otro lado, el propio José Vecente Martínez Rico anunció ayer que piensa seguir adelante con “Mi casita”: “No vamos a claudicar, vamos a seguir”. En cuanto a la oposición frontal contra la que chocó en al asamblea del miércoles, indicó que tampoco le preocupa “en demasía”. “Acepto su posición, como no puede ser de otra manera, pero es una pena que no se me dejara explicarme”.

Martínez Rico y su acompañante, el director de la institución, Diego Utrera, tuvieron que abandonar la asamblea quince minutos después de que comenzara ante los gritos de los presentes, que le impedían exponer sus argumentos. Martínez Rico asegura: “Yo no me fui cabreado, sino con pena”.