• Martes, 24 de Octubre de 2017

La Marea mantiene cerrado el faro de Oza pese a su promesa a los vecinos

El Ayuntamiento desperdicia tiempo de la concesión que hizo el Puerto en 2014 y no da fechas concretas

La Marea mantiene cerrado el faro de Oza pese a su promesa a los vecinos
Vista de la instalación para cuyos usos se está redactando un plan que va con retraso respecto a lo comprometido | quintana
Vista de la instalación para cuyos usos se está redactando un plan que va con retraso respecto a lo comprometido | quintana

El Faro de Oza, que la Autoridad Portuaria cedió al Ayuntamiento en 2014, continúa sin abrir al público a pesar de que uno de los compromisos que alcanzó el Gobierno local es que el plan de usos estaría listo en el mes de junio. Ni los vecinos ni el Club Marítimo O Puntal saben qué fechas baraja el Gobierno local ya que la presentación de las futuras utilidades se hizo en febrero y nada ha cambiado desde entonces.

De forma pública la Marea afirmó que el faro abriría al público antes de que finalizase el año pero a los colectivos vinculados al proyecto se les aseguró que en “junio estaría todo arreglado”. Nada más lejos de la realidad porque, aunque queda tiempo para inaugurar el local social en 2017, ni los vecinos ni los representantes del Club Marítimo O Puntal conocen los plazos que se ha marcado ahora el Consistorio.

“Se quedó en una fecha estimada de junio pero todo sigue igual y la zona necesita servicios, además de aparcamiento y más cosas”, resalta el comodoro de O Puntal, Juan Carlos Rodríguez. Con posterioridad a febrero se envió a ambos colectivos un escrito para dilucidar quién se haría cargo de las llaves pero ninguna de las dos entidades quiso asumir la responsabilidad de controlar el uso que hicieran las otras personas. Así las cosas el tiempo de la concesión sigue corriendo y aunque se abriese este año se habrían perdido más de dos años de uso y disfrute de la infraestructura, mientras que el Gobierno de Carlos Negreira estaba a punto de ceder a O Puntal la instalación cuando el Ejecutivo actual frenó el acuerdo al llegar al Palacio de María Pita en junio de 2015.

El presidente de la Asociación Veciñal de Oza-Gaiteira-Os Castros, Paulo Sexto Gantes, tampoco maneja fechas y puntualiza que tanto en la administración municipal como en el resto las cosas van muy lentas.

“Están facendo o regulamento para controlar o acceso ao recinto, mirar como vai a ser o mantemento e quen vai ter as chaves”, indica, si bien a su agrupación le gustaría disponer del espacio “canto antes”. De hecho, pretendían hacer una visita guiada en octubre pero parece poco probable que tengan acceso, y confían en reservarla para noviembre.  

Equipamiento deportivo

Mientras esperan alguna noticia, el comodoro del club marítimo, Juan Carlos Rodríguez, avanza que junto a los vecinos quieren pedir más equipamiento deportivo para el dique de Oza.

La zona actual tiene mucha aceptación y entienden que sería positivo instalar neumáticos y cuerdas para ampliar la gama de ejercicios que se pueden hacer. Sería tanto para los residentes como para los socios del club.