La Marea incumple su propio plazo para licitar las obras de la cubierta de Riazor

El proyecto de reforma integral de la cubierta del estadio de Riazor, que el Ayuntamiento de la Marea tiene previsto acabar casi al tiempo que se celebren las próximas elecciones municipales, ya acumula un nuevo retraso respecto a lo comprometido desde María Pita.

La Marea incumple su propio plazo para licitar las obras de la cubierta de Riazor
La techumbre de la infraestructura sufrió importantes daños durante un temporal de viento | pedro puig
La techumbre de la infraestructura sufrió importantes daños durante un temporal de viento | pedro puig

El proyecto de reforma integral de la cubierta del estadio de Riazor, que el Ayuntamiento de la Marea tiene previsto acabar casi al tiempo que se celebren las próximas elecciones municipales, ya acumula un nuevo retraso respecto a lo comprometido desde María Pita. El edil de Deporte, José Manuel Sande, prometió a principios de este mes que la licitación estaría en marcha el pasado viernes día 9 de junio pero, a estas alturas, nada se sabe de cuándo se publicará el contrato en el perfil del contratante.


En un acto en el que estuvo acompañado por el edil de Regeneración Urbana, Xiao Varela, el concejal encargado del área de Deporte, José Manuel Sande, señaló que los trabajos para reformar los tejados de Riazor –dañados por un temporal y, posteriormente, semiparcheados de manera provisional para que el Deportivo pudiese seguir atrayendo a los aficionados a las gradas– saldrían a contratación el viernes día 9.


Sin embargo, desde que Sande se manifestó así el pasado día 2 no se ha sabido nada más de las actuaciones previstas para el campo en el que juega el Depor y que causarán, entre otras cuestiones, la cancelación del Trofeo Teresa Herrera el próximo verano. De este modo, el Gobierno local incurre en un incumplimiento de lo comprometido dado que lleva algo más de una semana de atraso respecto a lo que se preveía para la fase administrativa.


Además, según ha podido saber este diario, el tema debe someterse a la aprobación de la junta de gobierno antes de publicarse a modo de licitación en la página web del Consistorio.


Aunque se esperaba que el asunto fuese analizado por el equipo del alcalde Xulio Ferreiro en la reunión del propio viernes 9, la realidad es que esta cuestión sobre el equipamiento deportivo no tuvo hueco en el orden del día del encuentro.

El 30 o de forma extraordinaria
La próxima junta ordinaria que se celebre tendrá lugar el día 30 por lo que, si no cambian los planes, sería esa la primera ocasión posible para dar el visto bueno a los trabajos en la infraestructura y que esta pudiera ofertarse algo menos de un mes después de lo anunciado para dar el margen a las empresas constructoras a presentar sus candidaturas.


Para evitar incurrir en ese nuevo retraso, en los ámbitos políticos se especula con que el Ejecutivo municipal podría convocar una Junta de Gobierno de carácter extraordinario para avanzar en el proceso.


Y es que en los planes de la Concejalía de Deportes, de acuerdo con el propio club, entra ser capaces de adjudicar el proyecto antes de que finalice el año. Así, según las fechas fijadas de forma inicial por José Manuel Sande, el comienzo de los trabajos in situ debería situarse en mayo de 2018, aunque dependerá de si las fases burocráticas se retrasan mucho más tiempo o no. Lo que sí parece estar más claro es que, una vez que la firma que resulte concesionaria inicie su labor, Riazor permanecerá cerrado tres meses.