• Martes, 17 de Octubre de 2017

Los particulares reciben más sanciones por la ley antitabaco que los hosteleros

La Xunta, a través de la Consellería de Sanidade, es la principal encargada de velar por el cumplimiento de la Ley Antitabaco en los establecimientos hosteleros de A Coruña, pero la Policía Local también se encarga de cursar numerosas denuncias por no atender a los mandatos de la normativa.

Los particulares reciben más sanciones por la ley antitabaco que los hosteleros
el control municipal se acrecentó a partir de finales del año 2012 efe
el control municipal se acrecentó a partir de finales del año 2012 efe

La Xunta, a través de la Consellería de Sanidade, es la principal encargada de velar por el cumplimiento de la Ley Antitabaco en los establecimientos hosteleros de A Coruña, pero la Policía Local también se encarga de cursar numerosas denuncias por no atender a los mandatos de la normativa. El caso municipal apoya una de las teorías de los propietarios de bares y restaurantes pero cambia otra, puesto que de las 31 denuncias cursadas en lo que va de año el 58% fueron contra particulares.
El Ayuntamiento interpuso en 2012 un total de 17 denuncias por infringir la ley antitabaco, que en lo que va de año se han convertido en 31, demostrando que cada vez hay una mayor persecución de estas faltas como denuncian los hosteleros coruñeses.
No obstante, para este colectivo es mucho más grave la creciente imposición de multas a través de los inspectores de la Consellería de Sanidade –que ayer no pudo facilitar datos sobre el número de infracciones detectadas en establecimientos de la ciudad– puesto que, según critican, a los infractores no se les denuncia y toda la responsabilidad recae sobre los hosteleros. Las cuotas a satisfacer pueden ir desde 800 a 1.200 euros, que se elevan en el caso de que los locales sean reincidentes.
Por su parte, la Policía Local apuesta por identificar antes a los fumadores que a los propios bares y cafeterías. Según fuentes municipales, ya en 2012 de las 17 sanciones interpuestas 12 fueron para particulares “por fumar en el interior de establecimientos públicos”, mientras que tan solo tres se impusieron a empresarios que permitieron el tabaco en el interior de sus negocios, y las otras dos fueron por incumplir la ley en zonas próximas en un hospital y un colegio.
La cifra va en aumento, pese a que todavía no se ha alcanzado la mitad del año. Si bien es cierto que los expedientes a los establecimientos públicos se elevaron hasta los 13, en el caso de los fumadores ya se han tramitado 18 denuncias. Desde el Ayuntamiento justififcan esta nueva tendencia sancionadora en que “desde finales de 2012, coincidiendo con el incremento del control en las zonas de ocio, se han empezado a controlar y denunciar las infracciones a la ley”.
Aclaran que los agentes dedican una mayor atención “al consumo y la tolerancia del consumo en los locales de restauración y ocio y otros lugares donde está prohibido fumar”.