• Martes, 12 de Diciembre de 2017

El inicio de la edificación en el Parque Ofimático hace aumentar la demanda

Las obras de urbanización del Parque Ofimático, que regalan a la vista desde hace meses un paisaje armónico de farolas y divisiones destinadas a ser aceras, están propiciando las primeras paladas por parte de dos de las cuatro cooperativas con parcela en los 394.613 metros cuadrados de superficie que ocupa.

El inicio de la edificación en el Parque Ofimático hace aumentar la demanda
Dos de las cuatro cooperativas ya han empezado con los trabajos de construcción	javier alborés
Dos de las cuatro cooperativas ya han empezado con los trabajos de construcción javier alborés

Las obras de urbanización del Parque Ofimático, que regalan a la vista desde hace meses un paisaje armónico de farolas y divisiones destinadas a ser aceras, están propiciando las primeras paladas por parte de dos de las cuatro cooperativas con parcela en los 394.613 metros cuadrados de superficie que ocupa.
Si bien la única que no construirá viviendas de protección oficial en el polígono residencial, Sociedade Cooperativa Galega de Vivendas Parque Ofimático, comenzaba a excavar en mayo, la primera con la marca VPO lo hacía el pasado jueves después de que el nivel del terreno se adecuase para sentar las bases de un bloque con cobijo para 25 familias.
A Carnocha daba luz verde a un proyecto que se congeló durante cinco años de dimes y diretes, de un proceso reversionista  y de varios tiempos muertos por parte del Ayuntamiento y la Xunta. Sin embargo, todos estos antecedentes no han sido capaces de frenar las intenciones de una cooperativa que pretende seguir sumando vecinos al parque. Y es que la idea pasa ahora por levantar un segundo edificio de 24 pisos para el que ya han solicitado una parcela en Xestur.
Si el proceso obedece a los plazos estimados, el suyo será el primero en divisar la península coruñesa desde lo alto. Su portavoz, Luciano Ron, calcula que la última piedra se pondrá en octubre de 2015 ya que estipulan que a la constructora las obras les llevará 15 meses. Para el siguiente proyecto, el representante asegura que ya tienen pretendientes, aunque les falta completar la lista de los 24 nombres. Luciano es optimista. El hecho de que hayan comenzado a acotar su trozo de terreno es un aliciente para los que están interesados en comprar piso.
Por otra parte, cree que una vez que se aviste el edificio en el horizonte, habrá más demanda, además de suponer una “seguridad jurídica” para las demás cooperativas que están en negociaciones con las entidades financieras para conseguir el crédito. Una de ellas, Cofuncovi, está pendiente de firmarlo. José Ramón Mosquera apunta que la cuenta atrás para empezar las obras se activará cuando el banco estampe su rúbrica sobre el papel. Esperan que sea en las próximas semanas. De esta forma, la Z-17 será más que una parcela a finales de verano, a la espera de cubrir los 15 dueños que faltan para la Z-23.
En Eirís Ofimático Sociedade Cooperativa Galega, Cristina relata la misma historia. Ambas se encuentran en pleno proceso burocrático. En su caso, serán 80 las viviendas que florecerán sobre el perímetro, de las que el 80% están vendidas. A personas que han depositado algo más que dinero. Su vida e ilusiones. n