• Lunes, 25 de Septiembre de 2017

Los hosteleros de A Cormelana rechazan que el entorno se declare Zona Saturada Acústicamente

Los hosteleros de la plaza de A Cormelana y las calles y plazas próximas rechazan que el Ayuntamiento convierta el entorno en una Zona Acústicamente Saturada (ZAS) porque perjudicaría seriamente a las empresas.

Los hosteleros de A Cormelana rechazan que el entorno se declare Zona Saturada Acústicamente
La llegada de los nuevos locales ha revitalizado el barrio | javier alborés
La llegada de los nuevos locales ha revitalizado el barrio | javier alborés

Los hosteleros de la plaza de A Cormelana y las calles y plazas próximas rechazan que el Ayuntamiento convierta el entorno en una Zona Acústicamente Saturada (ZAS) porque perjudicaría seriamente a las empresas. Ante los rumores que circulan sobre la posibilidad de que el Gobierno de la Marea tome esa decisión, los empresarios acudieron al escaño ciudadano del último pleno para mostrar su preocupación. Las quejas por el ruido serían muy anecdóticas, según dicen, y aseguran que la mayoría de los vecinos están con ellos porque su llegada ha supuesto el fin de la delincuencia y el ambiente peligroso en el céntrico barrio. 
Después de que haya surgido cierta polémica por supuestos problemas de ruido, los hosteleros de A Cormelana y sus alrededores se dirigieron a la Concejalía de Medio Ambiente mediante email. Al no encontrar respuesta recurrieron al escaño ciudadano donde el pasado lunes se hicieron escuchar aunque solo durante tres minutos. El portavoz de estos empresarios –que están en pleno proceso para formar una asociación oficial–, Julio García, destaca que aunque hay algunos residentes que están insatisfechos, la gran mayoría del vecindario “está muy contento con el cambio que ha experimentado la zona”, que antes era conocida por la delincuencia y la prostitución, y no quiere la reconversión en ZAS. 
También la rechazan los propios empresarios que apostaron por la zona porque creyeron que tenía oportunidades de crecer y que precisaba de servicios. No se equivocan porque esa parte del Orzán, al igual que la calle del mismo nombre, vive una eclosión de nuevas propuestas. Pero entienden que ahora no se puede recurrir al ZAS por parte de María Pita porque para declarar esa figura el lugar debería reunir unos condicionantes concretos. 
“Eso tendría consecuencias como inspecciones muy estrictas, prohibición de dar nuevas licencias” e, incluso, podrían comenzar a desaparecer los negocios de hostelería. Han comentado en el Consistorio que ahí no hay problemas como en otras zonas algo que en lo que, afirma García, ha coincido el Ayuntamiento esta misma semana después de que recurrieran al pleno. Lo que sí se ha acordado es tener una reunión con Medio Ambiente por si hubiera alguna cuestión concreta susceptible de mejoras. 
Nuevas ideas 
Tanto el portavoz como los propios empresarios, e incluso la Asociación de Empresarios de Galicia (Ascega), defienden que el apoyo vecinal es casi total porque ahora el lugar se presta al paseo y a que los niños puedan jugar en sus calles sin miedo. 
“Los horarios se cumplen con exceso de celo y el ruido que hay es del bueno, sin exceso y de familias y clientes normales”, afirma el representante, que comenta que hay veces en las que llegan denuncias pero porque se juntan grupos de jóvenes en la plaza cuando los bares ya están cerrados. Ellos no le suministran  el alcohol, pero ya se ha vivido alguna situación de tensión cuando una persona lanzó un cubo de agua con lejía desde una ventana a una pandilla.
Con el objetivo de seguir trabajando por cafeterías, pero también por el bienestar de los residentes, la asociación que se está creando intentará conseguir eventos multidisciplinares como mercadillos para revitalizar el entorno aún más de lo que se ha conseguido hasta ahora. Además, les gustaría captar comercios de autor con un horario adaptado a los clientes. l