• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

El Gobierno local prevé llevar a pleno el presupuesto la última semana del año

El Gobierno local prevé llevar el presupuesto a pleno para su aprobación inicial durante la última semana del año. A pesar de que lleva varios meses negociando con el Partido Socialista para garantizarse su respaldo en el salón de sesiones

El Gobierno local prevé llevar a pleno el presupuesto la última semana del año
Miembros del Gobierno local, encabezados por el alcalde, Xulio Ferreiro, a su llegada al pleno de esta semana | quintana
Miembros del Gobierno local, encabezados por el alcalde, Xulio Ferreiro, a su llegada al pleno de esta semana | quintana

El Gobierno local prevé llevar el presupuesto a pleno para su aprobación inicial durante la última semana del año. A pesar de que lleva varios meses negociando con el Partido Socialista para garantizarse su respaldo en el salón de sesiones, esta previsión provoca que se repita el mismo calendario que el año pasado, cuando no había conseguido el apoyo de ninguna formación de la oposición.
Esta idea de presentar el documento presupuestario durante la última semana de diciembre fue transmitida por el alcalde, Xulio Ferreiro, al resto de líderes durante la Comisión de Portavoces que tuvo lugar antes de ayer con motivo del pleno ordinario de este mes.
Si finalmente se respeta esta idea tendría que ser en un pleno extraordinario, que podría ser entre los días 26 y 30, ya que el lunes 25 es festivo por ser el día de Navidad. El año pasado la sesión tuvo lugar el 28 de diciembre y el documento fue rechazado con los votos en contra del Partido Popular y el Partido Socialista.
De cara a cumplir con este plazo, el equipo de gobierno cuenta con enviar durante esta semana, mañana –ya que hoy y el jueves son festivos–, el documento provisional. En el peor de los casos, lo haría la próxima semana.

Tramitación
El presupuesto tendrá que superar una serie de trámites antes de poder ser presentado en el salón de plenos para su aprobación inicial. Así, el primero de ellos es ser aprobado en la junta de gobierno local, en la que están representados todos los grupos aunque solo tiene voto la Marea.
Una vez cumplido este paso deberá someterse a la Comisión de Hacienda, en la que vota un miembro de cada grupo municipal. Aquí se espera que el Partido Socialista apoye la propuesta del Gobierno local, ya que llevan desde finales del pasado verano negociando y su portavoz aseguró en varias ocasiones que sus aportaciones no van a suponer un impedimento para que el documento salga adelante y así la ciudad pueda contar con presupuesto desde lo antes posible.
En un principio esta idea era defendida con el objetivo de que la ciudad tuviese, por primera vez durante este mandato, las cuentas disponibles a partir del 1 de enero, situación que ya no se va a dar por los plazos administrativos que tiene que cumplir.
En esta ocasión el Gobierno local no podrá escudarse en que las formaciones de la oposición dilataron la aprobación de las cuentas como sucedió en las dos últimas ocasiones.
El hecho de gobernar en minoría provoca que la Marea necesite más apoyos en el pleno. El de la única representante del BNG no sería suficiente en caso de que el PP y el PSOE votasen en sentido contrario.
La semana pasada algunas áreas todavía estaban terminando de cuadrar sus partidas y el cambio en la distribución de las anualidades de los fondos para la obra de la cubierta del estadio de Riazor provocaron reajustes en el documento sobre el que se estaba trabajando. Esta modificación todavía se aprobó antes de ayer en el pleno, por lo que antes no era posible avanzar con el presupuesto.
Una vez que el documento se presente ante el pleno se espera que salga adelante, al contrario de lo que sucedió el año pasado durante las mismas fechas, gracias al apoyo del Partido Socialista.
Después, tendrá que ser publicado en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), momento a partir del cual se abrirá un período de quince días hábiles para presentar alegaciones.
La oficina presupuestaria tendrá que encargarse entonces de informar estas alegaciones y posteriormente su informe será remitido a la Comisión de Hacienda. Después, el último paso es volver al salón de plenos para su aprobación definitiva.

Enero o febrero
Este escenario provoca que la ciudad no contará con nuevo presupuesto hasta bien entrado el mes de enero o incluso los primeros días de febrero, ya que el período de tramitación total del documento suele rondar el mes y medio.
Además, esta situación conlleva que, como sucedió este año y el anterior, el presupuesto del año previo tenga que ser prorrogado, aunque no de la misma manera que en estos casos, cuando permaneció de esta manera hasta mayo.
En el año previo a la celebración de las elecciones municipales la Marea contará por primera vez con el presupuesto en vigor casi desde el inicio del ejercicio, un hecho que a final del año servirá para valorar algunos datos como los de ejecución.
Hasta el momento el Gobierno local se ha escudado de manera constante en que la aprobación tardía de las cuentas conllevaba ciertos problemas a la hora de ejecutar el presupuesto.
Ahora, aunque el 1 de enero no estará listo, tendrá alrededor de once meses para demostrar su capacidad de gestión en un año clave ya que será el último completo de mandato antes de que tengan lugar las elecciones municipales, que se celebrarán en mayo de 2019.