• Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Una forma de encontrar la inocencia envuelta en arte

Delante de ella, estudiantes, pero también compañeros de la aguja y el hilo ya rodados y curiosos. Así consisten las “12 miradas. Riverside”, que organiza  .

Una forma de encontrar la inocencia envuelta en arte
La diseñadora habló de todo lo que alimenta su estilo                      pedro puig
La diseñadora habló de todo lo que alimenta su estilo pedro puig

Delante de ella, estudiantes, pero también compañeros de la aguja y el hilo ya rodados y curiosos. Así consisten las “12 miradas. Riverside”, que organiza Vilaseco y Corporación Hijos de Rivera, en que un creador se abre y enseña lo que tiene dentro. 
En este caso, fue María Barros la que condensó en doce, los pasos dados, las influencias y la forma de entender la moda para contarles a los que tenía delante que Milán tuvo parte de culpa porque desde allí despegó sin saberlo después de que la Comunidad de la Moda Italiana se fijara en su estilo. Luego vendría el desfile y las prisas y con su inexperiencia y también sus 21 años brilló sobre una pasarela que también alimentó de sueños. 
Solo así se entiende a Barros. Lo supo hace años una amiga cuando le escribió una carta y la llamó “buscadora de sueños”: “Me identifico totalmente con lo que me puso” y por eso, eligió el escrito como parte de su discurso para seguir, en parte ayudada por un viejo amor, que le animó a condensar su forma de hacer en dos puntos. 
De ahí que los redondeles que hoy advierten de que se trata de una prenda diseñada por la coruñesa sean un pequeño homenaje al que le animó a probar. Sin él quizá le hubiera costado más y la nota romántica de su identidad corporativa viaja en sobres y demás soportes: “Dan mucho juego”. Si tuviera que vestir a alguien, María no lo dudaría. Elegiría a Geraldine Chaplin por su personalidad y su belleza natural. Estuvo a punto de hacerlo para una producción, pero al final no resultó. De conseguirlo: “No sería capaz de decirle yo lo que se pusiera, la dejaría a ella”. 
De sexta premisa y con lazo, Barros habló de la enseñanza como una parte importante, aunque reciente. Solo da clases desde hace seis años, pero asegura que son tan enriquecedoras que en ellas aprende más que los que tiene delante como ayer: “Me devuelven la inocencia y la prioridad por el lado artístico”.