El fin de la obra de la ronda de Outeiro permite de nuevo la circulación en la zona

La sustitución de la tubería rota en la ronda de Outeiro está terminada y con la obra lista, los coches vuelven a circular tanto por ese tramo de la vía como por el carril de acceso a la avenida de Alfonso Molina.

El fin de la obra de la ronda de Outeiro permite de nuevo la circulación en la zona
El tráfico volvió al tramo en obras a última hora de la tarde de ayer 	javier alborés
El tráfico volvió al tramo en obras a última hora de la tarde de ayer javier alborés

La sustitución de la tubería rota en la ronda de Outeiro está terminada y con la obra lista, los coches vuelven a circular tanto por ese tramo de la vía como por el carril de acceso a la avenida de Alfonso Molina.
Poco después de las ocho de la tarde de ayer quedó restablecida por completo la circulación en la zona de la ronda de Outeiro entre la estación de San Cristóbal y Pérez Ardá y en la incorporación a Lavedra después de casi once días a causa de la rotura de una conducción troncal de la red de abastecimiento de agua el pasado domingo 16.
Más de cuarenta trabajadores han trabajado de forma ininterrumpida durante este tiempo para solucionar la que desde Emalcsa apuntan como la incidencia más grave en cuanto a afección de tráfico que se recuerda.
La sustitución de más de cien metros de tubería, indica la Empresa Municipal de Aguas, ha supuesto un esfuerzo excepcional para sacar adelante una obra que en condiciones normales hubiese llevado alrededor de un mes de trabajo.
A las ocho de la mañana de ayer quedó finalmente conectada la nueva tubería al conducto troncal que une los depósitos de Eirís y el Ventorrillo, con lo que en las próximas horas la red recuperará sus trazados y sus presiones habituales.
Tras el relleno, la compactación del terreno y la renovación de la calzada, todas las vías afectadas por la rotura quedaron plenamente operativas y solo falta la reposición de mobiliario urbano, de zonas ajardinadas, de farolas y de otros elementos dañados por los trabajos, que está previsto que se realice en las próximas horas.
Asimismo se realizará un seguimiento para vigilar posibles afecciones en la calzada a consecuencia del inevitable asentamiento de la tierra.
Tanto el presidente de Emalcsa, Carlos Negreira, como su director general, Jaime Castiñeira, manifestaron a través de un comunicado su agradecimiento a los coruñeses, su paciencia y su comportamiento cívico ante la situación, al tiempo que quisieron pedir disculpas por las molestias causadas, ajenas, apuntaron, a la voluntad de la compañía.
Como es habitual en estos casos, durante las próximas horas existe la posibilidad de que se produzcan episodios de agua turbia, que irán remitiendo con el paso del tiempo.