El embalse de Cecebre alcanza después de las últimas lluvias el máximo permitido de su capacidad

La tromba que cayó ayer ha sido la proverbial gota que rebosa el vaso. En este caso, el vaso es el embalse de Cecebre, que ha llegado al 60% de su capacidad, el máximo permitido por las normativas de seguridad para prevenir inundaciones repentinas.

El embalse de Cecebre alcanza después de las últimas lluvias el máximo permitido de su capacidad
Las compuertas de Cecebre se abrieron esta semana para mantener la capacidad al 60% | patricia g. fraga
Las compuertas de Cecebre se abrieron esta semana para mantener la capacidad al 60% | patricia g. fraga

La tromba que cayó ayer ha sido la proverbial gota que rebosa el vaso. En este caso, el vaso es el embalse de Cecebre, que ha llegado al 60% de su capacidad, el máximo permitido por las normativas de seguridad para prevenir inundaciones repentinas. Así que esta semana, por primera vez en meses, se mantienen abiertas las compuertas para expulsar el agua sobrante.
Solo en una semana, el nivel subió un 5%, debido a los temporales que han azotado la ciudad en cadena. El mal tiempo que ha predominado en las últimas semanas ha invertido la tendencia de 2017, que llevó a la presa al 39% de su capacidad a principios de noviembre. En ese momento los expertos calculaban que serían necesarios un mínimo de tres meses de precipitaciones regulares para recuperar las reservas de Cecebre y sin embargo, se ha conseguido en solo dos. Pero desde la Empresa Municipal de Aguas (Emalcsa) recuerdan que sigue vigente la alerta por sequía.
A principios de octubre la oficina técnica de la Xunta había decretado sequía en las cuencas del Mero, del Mendo y el Mandeo, junto a los que desembocan en la ría de Betanzos. La Oficina da Seca fue la que decretó las medidas que incluyen el cierre de las fuentes públicas o el cese de los baldeos con agua que ahora podrían anularse.
De hecho, esta semana estaba prevista una reunión con los responsables de la Xunta para tratar ese extremo. El sábado, la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, se mostró reacia a hablar de anular a la alerta por sequía en la siguiente reunión de la Oficina da Seca, que tendrá lugar la semana entrante: “Temos que ser prudentes”.
Evaluación exhaustiva
Según Mato, hace falta una evaluación más exhaustiva, donde se tendrá en cuenta no solo el nivel de las presas, sino el caudal de los ríos y las previsiones meteorológicas: “Nesa xuntanza se avaliarán ese indicadores e se continuará ou non según o que decidan os técnicos”.
“Efectivamente. Este último mes ten chovido con intensidade, pero nun mes non pode paliar re pentinamente unha situación tan prolongada de seca”, comentó la conselleira. Sea cual sea la decisión que se tome, la conselleira animó al público a ser ahorrativo con el agua, aunque las previsiones meteorológicas siguen anunciando mal tiempo, lo que significa que las compuertas seguirán abiertas.