18:57 h. Viernes, 28 de noviembre de 2014

 

El Muncyt y su avión conquistan a ocho de cada diez visitantes en sus dos primeros meses de vida

| Actualizado 11 Agosto 2012 - 05:55 h.
Vota esta noticia:
Más acciones:
El público quiere saber cómo se introdujo el Boeing 747	pedro puig
El público quiere saber cómo se introdujo el Boeing 747 pedro puig

En tan solo dos meses de vida el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Muncyt) ha conseguido labrarse una imagen excepcional entre el 80% de las personas que lo visitaron. Según una encuesta hecha pública ayer por los responsables de las instalaciones, la mayoría de los turistas eligieron la Sala Iberia como la más sorprendente y atractiva.

Unas 30.000 personas recorrieron entre junio y julio las instalaciones del recién inaugurado Muncyt gracias a la gratuidad de la entrada con motivo del estreno. La dirección, que realizó una encuesta entre 500 visitantes elegidos de forma aleatoria, explicó ayer que “cerca del 80% valora el museo muy positivamente”. Para llegar a ese notable alto o sobresaliente ha pesado mucho “la variedad de enfoques y planteamientos” que los aprendices encuentran en el museo.

El museo recibió a 30.000 personas, 500 de las cuales hicieron la encuesta

Pero sin duda la Sala Iberia y el morro del avión “Lope de Vega” es la que gana puntos y capta todas las miradas de asombro. Prueba de ello el 88% de los encuestados le otorgaron la máxima puntuación posible. Desde el Muncyt explican que suscita mucha curiosidad saber “cómo se habrá podido colocar un Jumbo en el interior del edificio”.

 

otras salas con atractivo

También otras salas consiguen el favor del público: la bautizada con el nombre de Mayúsculas (78%), que contiene grandes piezas relativas al desarrollo tecnológico del país como la primera linterna de la Torre de Hércules y el primer ordenador que llegó a España, y la Miscelánea (77%) con los robóticos guías Pepexán y Marilú.

En los resultados de las preguntas realizadas a los visitantes también aparecen alusiones a la “belleza arquitectónica” y el “diseño de la sala”, así como al cuidado de los detalles y el buen trabajo realizado por el personal del museo.

“Las opiniones nos marcan el camino a seguir”, afirma Ramón Núñez

“Sin tener un carácter científico, sí nos aporta mucha información sobre las expectativas de los visitantes y el grado en el que somos capaces de cubrirlas”, resume el director, Ramón Núñez, que insiste en la importancia de los resultados. “El museo tiene vocación de ser algo vivo, dinámico y en permanente proceso de mejora. Con esta perspectiva, las opiniones nos resultan imprescindibles y nos marcan el camino a seguir”, zanja. n