• Viernes, 24 de Febrero de 2017

Los edificios que ya se están ejecutando en Náutica podrán seguir adelante con su construcción

Los edificios que se están ejecutando actualmente en el polígono de Náutica podrán continuar con los trabajos, según explicó ayer el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela. Diferente es la situación de los inmuebles cuyas obras aún no comenzaron

Los edificios que ya se están ejecutando en Náutica podrán seguir adelante con su construcción
Representantes de Ascega y de otros colectivos contrarios a la gestión municipal, ayer 	pedro puig
Representantes de Ascega y de otros colectivos contrarios a la gestión municipal, ayer pedro puig

Los edificios que se están ejecutando actualmente en el polígono de Náutica podrán continuar con los trabajos, según explicó ayer el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela. Diferente es la situación de los inmuebles cuyas obras aún no comenzaron, sobre los que la junta de gobierno local aprobó el pasado viernes iniciar los expedientes de caducidad de las licencias para construir y que así se adapten al planeamiento actual.

El edil aseguró ayer que las obras que se están llevando a cabo en la actualidad no se verán afectadas por el procedimiento puesto en marcha por el Ayuntamiento. “Os que xustifiquen que teñen licencias en vigor ou que estaban edificando e teñen animus edificandi, poderán seguir facéndoo”, dijo.

Situación diferente es la que sufrirán aquellos inmuebles que todavía no están iniciados, ya que el concejal explicó que pedirán a los responsables de los mismos que los proyectos se “adapten á normativa”.


Esta medida del Ayuntamiento forma parte de una línea general de trabajo con la que buscan “poñer en orde décadas de desorde” en torno a la concesión de licencias urbanísticas, aseguró Varela.

El concejal rechazó las críticas recibidas por parte de constructores y promotores sobre la lentitud en la concesión de licencias y afirmó que si estos se adaptan a la normativa “as cousas van como un tiro”. Además, aseguró que no hay “listas negras nin cazas de bruxas” por parte del Gobierno municipal sobre los constructores y promotores.
Estas declaraciones llegaron después de que la Asociación de Emprendedores y Empresarios de Galicia(Ascega) achacase a la “intransigencia del alcalde, Xulio Ferreiro” y al área de Urbanismo y sus altos cargos el aumento del problema por la tardanza de las licencias con las trabas a las 167 viviendas del polígono residencial de Náutica.

precedentes legales
Antes de que Varela aludiese al “animus edificandi”, era un abogado de Ascega el que advertía de esta cuestión al Ayuntamiento en una rueda de prensa apoyada por otras entidades contrarias a la gestión municipal. En este sentido, el letrado experto en urbanismo y derecho administrativo, Mariano Sánchez-Brunete.

El también asociado tiró de varias sentencias judiciales según las cuales no se puede recurrir a los expedientes de caducidad de las licencias cuando las empresas poseedoras de esos permisos muestren su intención de hacer las obras. Esta decisión del Ayuntamiento solo sería aceptable en caso de una inactividad continuada en los terrenos que mostrase el disentimiento de la intención de construir.

Aunque el Gobierno local permita que dos de las empresas que llevan las actuaciones más avanzadas puedan seguir adelante, otras dos promotoras se verán muy perjudicadas debido a que ya estaban en condiciones de comenzar los trabajos sobre el terreno.


Ante estas circunstancias, Sánchez-Brunete auguró una judicialización del asunto que provocará daños para las promotoras y sus clientes –muchos pisos ya estaban vendidos sobre plano– pero también para el Consistorio.


Si se atiende a los resultados de los precedentes legales, ve probable que si se sigue adelante las arcas de María Pita tendrán que perder dinero para indemnizar a las compañías afectadas por la caducidad impuesta.

perjuicio para la ciudad
En medio de la polémica se reprochó al Ayuntamiento que vaya a invertir en la instalación okupada de la Comandancia de Obras mientras se les impone un futuro “incierto” a las obras de envergadura que existen en la ciudad. Tanto el abogado como el vicepresidente de Ascega, Alberto Paz, coincidieron al sembrar la duda sobre la motivación de estas pegas a los promotores. “¿Y si el Concello pretende dejar a los promotores sin salida para justificar la expropiación y comenzar ellos a construir viviendas?”, especularon.

De hecho, Paz lo hizo desde la visión perjudicada dado que ya había denunciado en este diario la apertura de expedientes de caducidad para varias de sus licencias después de que las pusiera como ejemplos de la lentitud de tramitación en una reunión con el área de urbanismo.

Por su parte, el presidente de la agrupación, Alfonso Salazar, preguntó dónde ha quedado el interés por crear empleo si cuando la construcción estaba preparada para ello “permanece parada en perjuicio de la ciudad”.