• Miércoles, 24 de Mayo de 2017

La cuarta parte de la vieja prisión recobrará la vida antes de 2018

Una cuarta parte de la vieja cárcel comenzará a agitar social y culturalmente la ciudad antes de que acabe el año, según el Ayuntamiento, después de convocar a las entidades sin ánimo de lucro a coger las riendas de un edificio del que se adecentarán 2.000 metros

La cuarta parte de la vieja prisión recobrará la vida antes de 2018
Los concejales Xiao Varela, Claudia Delso y José Manuel Sande presentaron ayer las bases del proyecto dinamizador
Los concejales Xiao Varela, Claudia Delso y José Manuel Sande presentaron ayer las bases del proyecto dinamizador

Una cuarta parte de la vieja cárcel comenzará a agitar social y culturalmente la ciudad antes de que acabe el año, según el Ayuntamiento, después de convocar a las entidades sin ánimo de lucro a coger las riendas de un edificio del que se adecentarán 2.000 metros cuadrados en un plazo de tres meses con una partida de 240.000 euros y un remanente de 60.000 reservado a otro tipo de actuaciones.

La prisión recobrará vida en la entrada, el primer patio con soportales y dos zonas anexas así como en un local, donde tendrá presencia el equipo municipal. Una vez que la oferta se publique en el boletín provincial, se abrirá un plazo de 45 días para la presentación de propuestas. Según contó ayer la edil de Participación Ciudadana, Claudia Delso, la idea es que sea una la entidad la que genere toda la programación durante un año, pero una comisión de seguimiento con representantes de su área y las de Culturas y Regeneración Urbana seleccionará la mejor candidata, que podrá combinarse en todo caso con otras. El edil de Urbanismo, Xiao Varela, añadió que la cesión será de doce meses hasta que el edificio no sea de titularidad municipal, con la opción de prórroga.

El proceso de elección en régimen de concurrencia competitiva tendrá en cuenta que la naturaleza del proyecto sea integral y de dinamización, “non tanto un programa de actividades”, explicó Claudia Delso, donde primará la gestión interna y la “gobernanza que as entidades que queiran presentar un proxecto vaian a desenvolver, no modelo de toma de decisións”, señaló.

Además, tendrán en cuenta la posible interrelación del mismo con otros colectivos y el barrio. Las bases están disponibles en la web municipal y el Ayuntamiento actuará como “complemento, apoio e titular responsable”, en palabras de Sande, el concejal de Culturas. Los contenidos que tendrán cobijo en la infraestructura versarán en un 40% sobre la memoria histórica, le darán alas a los artistas locales y dará cabida a aquellas actividades que no la tienen en otros espacios.

La prisión disparará cultura y acción social 104 horas a la semana, cuatro al día como mínimo y arrancará con la condición de que sus puertas estén abiertas al menos durante dos días, de lunes a domingo. Sin costes, la asociación elegida seguirá un modelo de autogestión en el que los beneficios económicos de los eventos, de haberlos, se revertirán en la misma cárcel o en el calendario de citas para que la oferta gane en calidad. El Ayuntamiento cubrirá los costes de electricidad y agua.

Encuentro
Delso anunció un encuentro el martes a las 18.00 horas en la casa museo Casares Quiroga, en el que explicarán las intenciones municipales para la segunda vida de un bloque donde la falta de libertad será sustituida por arte y educación con espacio para las artes vivas (danza, teatro, circo, música), y para exposiciones, residencias o investigaciones. Los gestores del inmueble deberán contribuir “á difusión dos valores de convivencia, inclusión social, igualdade entre persoas e respecto á sustentabilidade ambiental e o comercio xusto” y proponer una fórmula que garantice la máxima participación y pluralidad.

Sande destacó que “o que nos parece máis importante neste caso é o reaproveitamento artístico, cultural e social dun espazo con connotacións históricas e significación tantas veces represivas”. El proceso para la cesión de usos se realizará en paralelo a los trabajos para la rehabilitación de la cárcel, que se abrirá a actividades, que se llevarán a cabo tras el convenio firmado con el SIEP (Sociedad de Infraestructuras y Equipamentos Penitenciarios SA) que fija la cesión del edificio en dos años prorrogables. La reforma ya está redactada y cuenta con la aprobación municipal y también de Patrimonio, que era el trámite que estaba pendiente.