• Viernes, 20 de Octubre de 2017

Crispación en la mayor protesta en la ciudad por la crisis catalana

Cerca de un millar personas acudieron ayer al Obelisco convocadas por la asociación Foro LC, para manifestarse en favor de la unidad de España y en apoyo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado

Crispación en la mayor protesta en la ciudad por la crisis catalana
Los agentes permanecieron de cara a los antifascistas durante casi toda la protesta | javier alborés
Los agentes permanecieron de cara a los antifascistas durante casi toda la protesta | javier alborés

Cerca de un millar personas acudieron ayer al Obelisco convocadas por la asociación Foro LC, para manifestarse en favor de la unidad de España y en apoyo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, probablemente la de más éxito que ha tenido lugar en A Coruña desde que comenzó la crisis catalana, gracias quizá a la presencia de sindicatos policiales. La réplica se la dio el centenar de largo de jóvenes que consiguió reunir Acción Antifascista de A Coruña. El mayor momento se vivió alrededor de la nueve y media de la noche cuando ambos grupos cruzaron invectivas y proclamas separados por diez metros y un cordón policial.
No siempre los lemas se mantuvieron en los límites estrictamente políticos. A unos les afearon la higiene “¡Menos lucha y más ducha!” y a otros la potencia sexual: “¡No se te levanta, gilipollas!”. En un momento dado, un jubilado fuera de sí traspasó la línea formada por los agentes para enfrentarse a los burlones antifascistas, uno de los cuales le convenció para volviera al otro lado, pero ese fue el incidente más grave que se registró.
El acto duró cerca de una hora y a grandes rasgos consistió en una repetición de la que había tenido lugar la semana pasada, y en la que jóvenes supuestamente de ideología de extrema izquierda ya habían tratado de empañar la protesta de los defensores de la unidad nacional.


La diferencia principal es que éxito de la convocatoria fue mucho mayor y que a ella acudieron no sobre todo jubilados, como en la primera ocasión, sino gente de todas las edades, incluidos policías fuera de servicio, familias enteras, jóvenes e incluso colegialas que se hacían selfis con la bandera española.
 

Hispanofobia
Los antifascistas se mantenían en la esquina con la rúa Nova, parapetados detrás de una pancarta que rezaba “Contra o fascismo, nin un paso atrás”, mientras que, al otro lado del obelisco el portavoz de Foro LC denunciaba la secular lacra de la hispanofobia. “Ya en Flandes decían aquello de ‘España nos roba’ y no sirvieron de nada las auditorías ordenadas por Felipe V que probaban que recibían más dinero que otros territorios de la Corona. Y ahora, los independentistas se tapan las vergüenzas con la estelada”.
Pero la mayor parte de las intervenciones de ayer eran menos elaboradas: “España, unida, jamás será vencida”, “Estado español, estado represor “Yo soy español, español”, “España, qué puta es” y “na Coruña se prepara, pim, pam, pum, una revolución”. Y por supuesto, alusiones a los agentes del orden. “Vergüenza me daría, ser policía” respondió a “esta es nuestra Policía”.