Los coruñeses recortan los gastos en alimentación y arreglos para ahorrar

La crisis y la falta de equiparación entre la subida del coste de la vida y los salarios en los últimos años ha llevado a los coruñeses a cambiar sus hábitos de consumo.

Los coruñeses recortan los gastos en alimentación y arreglos para ahorrar
Los vecinos tienden a buscar los productos más asequibles en los supermercados | javier alborés
Los vecinos tienden a buscar los productos más asequibles en los supermercados | javier alborés

La crisis y la falta de equiparación entre la subida del coste de la vida y los salarios en los últimos años ha llevado a los coruñeses a cambiar sus hábitos de consumo. Un estudio revela que los vecinos de la ciudad ahorran en la actualidad una media de 886 euros al año realizando ellos mismos las reparaciones en el hogar y los recortes también han llegado a la cesta de la compra.
Un reciente informe del Instituto Galego de Estatística (IGE) sobre las condiciones de vida en los grandes ayuntamientos de la comunidad indica que los coruñeses tratan de ahorrar dinero minimizando sus gastos en cuestiones como la comida y los arreglos. La media mensual de ahorro de los hogares contabilizados en A Coruña fue en 2016 –el último ejercicio del que se han publicado resultados– de 73,88 euros.
El cambio de costumbres se ve en el ascenso de esas cantidades pues en 2009, poco después de que la recesión económica comenzara a notarse, solo se guardaban 48,57 euros por reducir la inversión en los mismos servicios. Incluso en 2015 la cifra era menor, de 54,38 euros.
Así, según el IGE, los coruñeses suman unos 886 euros al año gracias a producir alimentos en su propio hogar o a que se los regale algún amigo o familiar, procedente por ejemplo de las huertas de aldeas o plantaciones urbanas.

No obstante, en los últimos ejercicios también se ha notado un boom de los productos de marca blanca en los supermercados. Para sumar toda esa cantidad, que sitúa a las unidades familiares del municipio como las más ahorradoras tan solo por detrás de Ourense (1.024 euros anuales) y Ferrol (907 euros), los ciudadanos han tenido que convertirse en unos verdaderos “manitas”. A tenor del documento de la institución oficial si antes encargaban tareas como pintar, reparar averías y montar o fabricar muebles, ahora se impone la costumbre de hacerlo uno mismo. En estas circunstancias, los gastos principales siguen siendo las mensualidades de la hipoteca o del alquiler, según el caso.
En contraposición al incremento del ahorro, en todos estos años ha decrecido el número de hogares que se deciden a utilizar estos métodos, pues han pasado a ser 22.779, es decir, solo el 21,7% de los hogares registrados frente a los 23.551 de 2009.